07 abril 2008

EL MAESTRO

Figuras que han pasado a la posteridad por su lucha pacífica, o armada, por defender los derechos de sus semejantes, tales como Gandhi, Luther King, o el Che Guevara quedan totalmente empequeñecidas por la influencia y el alcance cultural, religioso y social que ha alcanzado la obra del Maestro. Jesucristo fue un revolucionario de su época en al ámbito político-social y de los derechos humanos.
De Él se dijo que pasó por este mundo haciendo el bien. Puso en entredicho los valores de todo un Imperio Romano, con humildad, predicando el amor a Dios y al prójimo. Sus enseñanzas, basadas en realidades y no en falsas promesas, se sintetizan en su simple decálogo, pero su ideología ha persistido durante siglos y continúa estando vigente en la actualidad.
También creo que Jesucristo supo elegir el momento para extender su doctrina, a pesar de que las fuerzas políticas y sociales de aquellos tiempos, temerosas de su revolucionaria obra social, le dieran una muerte cruel e injusta.
Creo, que si hubiese nacido por ejemplo en estos tiempos, su actitud habría causado un impacto social de magnitudes imprevisibles. También pienso, que a pesar de ser la figura más relevante de la historia de la humanidad, dadas las actuales circunstancias religiosas y sociopolíticas, lo realmente imprevisible hubiese sido saber si, a pesar de la grandiosidad y trascendencia de su obra, le hubiésemos permitido ejercer su magisterio hasta los 33 años.

A.José Salas

No hay comentarios: