01 diciembre 2019

UNA TARDE CUALQUIERA

Sentado en la apacible quietud de esta tarde otoñal
admiro ensimismado la belleza que me rodea
y acaricia mis sentidos en la grandiosa presencia
de la más bella diosa en su mágica esencia.

La lluvia ha sido densa y generosa
fecundando la tierra del caudal celeste
lo que antes era tan solo un páramo agreste.

Juguetonas flores ornan los campos
alegres pajarillos en sublime sinfonía
componen un entorno de deliciosa armonía.

Me invade la dicha al contemplar
lo que ante mis ojos se muestra
en la más sublime expresión
de lo que al mundo llena de belleza
la esplendorosa naturaleza
en toda su turbadora expresión.

Me yergo sobre mi mismo
pleno de goce y satisfacción
retorno al lar ancestral
donde se engendra la vida
y sobre mis pasos regreso
a mi reposo cálido...….vital.

José Luis Solar Peña 

1 comentario:

Hojas del árbol caídas... dijo...

Muchas gracias, querido Poeta, por regalarnos tus emotivas creaciones.

Nota: Con el permiso de este Poeta, aprovecho el momento para preguntar por el otro genial Poeta, nuestro Tinuco de Somahoz, pues hace tiempo que nos tiene huérfanos, sin sus poemas, canciones y romances.