31 agosto 2016

LOS SECRETOS DE LOS HUNZA: LA TRIBU QUE NO SE ENFERMA Y VIVE HASTA LOS 130 AÑOS

Ana nos comenta que al norte de la India, en las estribaciones de los montes Himalaya, se encuentra el mítico país de los Hunza. Un pueblo de poco más de treinta mil ciudadanos alegres, amistosos e increíblemente saludables y longevos.
El médico inglés Sir Robert McCarrison, ex director del Consejo de Nutrición de la India (cuando ese país era aun una colonia británica), fue el primer científico en hacer un estudio serio del país Hunza. Después de tres años de vivir entre sus habitantes, aseguró que no pudo detectar un solo caso de cáncer, de ulcera gástrica, de apendicitis y de otras enfermedades características del mundo occidental.
1) El pueblo Hunza conserva una salud perfecta hasta más allá de los cien años 
2) El promedio de vida es de más de 100 años (muchos alcanzan a vivir, de hecho, hasta los 130 años).
3) Las mujeres de setenta años de edad tienen, por lo general, la apariencia de una europea de cuarenta
4) no existe la obesidad
5) No se considera una rareza el que el hombre engendre a los noventa años de edad
6) Hasta pocos días antes de morir las personas conservan todas sus facultades físicas y mentales
7) Personas de más de 70 años recorren hasta 100 kilómetros, subiendo y bajando montañas, solo con breves intervalos de descanso, en una sola jornada, y al otro día están en su trabajo sin señales de agotamiento y
8) Las mujeres hacen casi tanto ejercicio como los hombres, recorriendo hasta 20 kilómetros diarios subiendo o bajando empinadas pendientes.
La alimentación de los hunzas está constituida por granos enteros y toda clase de hortalizas, en especial la lechuga. También consumen frutas secas molidas con trigo entero (la fruta más abundante es el albaricoque), leche de cabra perfectamente agria, queso sin salar y papas asadas con cáscara (nunca fritas). Y jamás comen azúcar ni pan blanco, ni otros derivados de la harina. Algunos investigadores han catalogado su dieta, de hecho, como lacto-vegetariana, donde la mayor parte de ella consiste en consumir agua de glaciar, leche no pasteurizada, vegetales de hojas verdes y hortalizas.
El ejercicio también es una práctica bastante arraigada entre los Hunza. Tanto ancianos como mujeres y niños, por el simple hecho de atender las siembras en sus pequeñas parcelas diseminadas entre los montes escarpados, suelen hacer largas caminas bajando y subiendo empinadas pendientes. Beben vino de frutas como único licor y sólo el dos por ciento de la población adulta fuma y lo hace en pipas.
Al preguntarles a los propios habitantes de la tribu Hunza sobre el secreto de su longevidad, ellos sólo se limitan a recomendar una dieta vegetariana, trabajar y moverse constantemente.
Fuente: Guioteca

No hay comentarios: