05 agosto 2017

UN SEXAGENARIO CORRALIEGO EN EL CAMINO LEBANIEGO

El pasado fin de semana, organizado por el Grupo de Montaña Orza, hicimos el Camino Lebaniego, con la intención de ganar el jubileo.
Aunque en la actualidad se han declarado varios años jubilares por toda la Cristiandad, durante la Edad Media y prácticamente hasta el último siglo solamente existían cuatro lugares santos: Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana.
Hoy en día también disfrutan de esta prerrogativa Caravaca de la Cruz, Valencia y Urda. 
En la iglesia de Santo Toribio, además del cuerpo del santo se encuentra la parte más grande de la Cruz de Cristo, con el agujero de uno de los clavos que traspasaron las manos del Señor, que se correspondo con el lado izquierdo, así como muchas otras reliquias allí guardadas, que se trajo el propio Santo Toribio, al cesar en el cuidado de la sacristía del Sepulcro del Señor en Jerusalén.
A partir del descubrimiento de la tumba de Santiago comenzaron las peregrinaciones, naciendo así el Camino de Santiago. En su marcha hacia Santiago, los peregrinos conocedores de la existencia del Lignum Crucis en el monasterio de Santo Toribio, se desviaban hacia Liébana para venerarlo, surgiendo así el Camino Leganiego. 
El Camino de Santiago por el norte y el Camino Lebaniego han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
La marcha la hicimos en tres etapas, en las que nos acompañó el calor. La primera etapa discurrió entre: SAN VICENTE DE LA BARQUERA-CADES, la segunda entre CADES y CABAÑES y la última entre CABAÑES y SANTO TORIBIO.
Para que puedas acompañarnos y disfrutar de una parte del camino te he seleccionado las imágenes que te pongo a continuación:
Senda fluvial del Nansa (Primera etapa San Vicente de la Barquera-Cades)
Senda fluvial del Nansa (Primera etapa San Vicente de la Barquera-Cades)
Senda fluvial del Nansa (Primera etapa San Vicente de la Barquera-Cades)
Segunda etapa Cades-Cabañes
Segunda etapa Cades-Cabañes
Segunda etapa Cades-Cabañes
Monasterio de Santo Toribio de Liébana.
Peregrinos y algunos familiares que se desplazaron el último día, para acompañarlos en su llegada. 


1 comentario:

Pey Campu dijo...

Bravo Jose y amigos!!! Caminante no hay camino, se hace camino al andar !!!