27 marzo 2009

ABORTO: RAZONES CONTRA UNA MATANZA

La noticia de que doscientos miembros de diferentes Reales Academias y un millar de intelectuales, "con razones científicas, que no ideológicas", coincidan en la reciente condena al aborto, por la llamada Declaración de Madrid, no sólo es una noticia llamativa, sino que supone un punto de inflexión en la opinión general sobre un asunto de la mayor gravedad, tratado por los abortistas con irresponsable ligereza.
Los motivos pueden ser un abuso de la libertad, que también puede servir de pretexto para cometer cualquier otro delito, o el falso argumento feminista de que "yo soy la dueña de mi cuerpo y hago de él lo que quiero". En este caso, olvidan las que así argumentan que si con el cuerpo no se puede hacer cualquier cosa, se trata, además, del de otra persona: el feto recién concebido, o el de catorce semanas.
Se trata de un crimen con mayor número de víctimas y peor aún que las matanzas masivas del nacional-socialismo y del socialismo soviético, del chino o del camboyano. Del derecho al aborto se avergonzarán las generaciones futuras, que no entenderán, como muchos no entendemos ahora, en nombre de qué se pudo legislar esta atrocidad.
Decía uno de los firmantes de la Declaración de Madrid que "Una sociedad indiferente al asesinato de decenas y decenas de miles de niños al año, es una sociedad enferma". Que esta y otras razones parecidas a las expuestas en estas líneas nos hagan reflexionar sobre nuestra responsabilidad colectiva.
[Francisco Ignacio de Cáceres, doctor en Historia, periodista y abogado, en Tribuna Libre, de El Diario Montanés]

No hay comentarios: