29 mayo 2011

CARTA DE UN SOCIALISTA ATEO A SU HIJO

Te facilito un extracto de la carta que nos remite Paco, que el socialista ateo francés Jean Jaurés fundador del periódico “L’Humanité” escribió a su hijo.

Querido hijo:
Me pides un justificante que te exima de cursar religión, este justificante, querido hijo, no te lo envío ni te lo enviaré jamás.
No es porque desee que seas clerical, a pesar de que no hay en esto ningún peligro, ni lo hay tampoco en que profeses las creencias que te expondrá el profesor. Cuando tengas la edad suficiente para juzgar, serás completamente libre pero, tengo empeño decidido en que tu instrucción y tu educación sean completas, y no lo serían sin un estudio serio de la religión.
Ya que hablo de educación: ¿para ser un joven bien educado es preciso conocer y practicar las leyes de la Iglesia? Sólo te diré lo siguiente: nada hay que reprochar a los que las practican fielmente, y con mucha frecuencia hay que llorar por los que no las toman en cuenta.
Hay que confesarlo: la religión está íntimamente unida a todas las manifestaciones de la inteligencia humana; es la base de la civilización y es ponerse fuera del mundo intelectual y condenarse a una manifiesta inferioridad el no querer conocer una ciencia que han estudiado y que poseen en nuestros días tantas inteligencia preclaras.
Si no estamos obligados a imitarlas, debemos por lo menos comprenderlas para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancia que les son debidas. Nadie será jamás delicado, fino, ni siquiera presentable sin nociones religiosas.
Muchos anti-católicos conocen por lo menos medianamente la religión; otros han recibido educación religiosa; su conducta prueba que han conservado toda su libertad.
Además, no es preciso ser un genio para comprender que sólo son verdaderamente libres de no ser cristianos los que tienen la facultad de serlo, pues, en caso contrario, la ignorancia les obliga a la irreligión. La cosa es muy clara: la libertad exige la facultad de poder obrar en sentido contrario. Te sorprenderá esta carta, pero precisa hijo mío, que un padre diga siempre la verdad a su hijo. Ningún compromiso podría excusarme de esa obligación.
Recibe, querido hijo, el abrazo de TU PADRE [ver carta completa]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Está visto que en Europa existen socialistas con otro talante más inteligente que revanchista.

Pensando un poco dijo...

La gran diferencia entre el socialismo europeo y el español es que los primeros pueden permitirse el lujo de hacer una inteligente memoria histórica integral, incluyendo la intelectual, mientras que los españoles se dedican simple y torpemente a tratar de ganar una guerra que perdieron hace 80 años, y eso no es hacer honor a la memoria histórica, eso simplemente se llama revanchismo.