02 diciembre 2011

SEGUIRÁ HABIENDO CABALGATA

EL REY BALTASAR ES INOCENTE
El cabreo de una vecina de Huelva llegó al extremo de demandar al Rey Baltasar por la lesión ocular que le causó el impacto de un dulce durante la cabalgata del año pasado en la ciudad andaluza. «Me quedé blanco al saberlo», dice el joven senegalés que encarnaba al Rey negro.
Con profesionalidad y mucha guasa. Así se tomó este caso el titular del Juzgado número 4 de Huelva, Javier Pérez Minaya. Admirador confeso de Baltasar, Pérez Minaya manifestó una posible causa de inhibición para juzgar al denunciado porque, «sin poder afirmar que existe una amistad», reconoció que éste y los otros dos Reyes Magos le han regalado «anhelados presentes cada 6 de enero desde que tenía uso de razón».
Minaya reflexionó que se habría de «determinar la nacionalidad de Su Majestad, pues siendo notorio que procede de Oriente, hace más de dos mil años que no se resuelve la polémica en torno a su verdadero país de origen». Este dato fundamental, apuntó, condicionaría la jurisdicción y el órgano judicial correspondiente.
Ya en tono más serio, el juez señaló que la participación en ciertos eventos colectivos como el desfile de los Reyes Magos supone el consentimiento o la aceptación de riesgos, mayores o menores, que excluyen cualquier responsabilidad penal. La gracia y agudeza del juez son aplaudidos en Huelva, con una notable excepción: la propia afectada, que encontrará en el incidente argumentos sobrados para odiar las cabalgatas... y volverse republicana. [Ver artículo completo]

No hay comentarios: