19 junio 2013

RESTROSPECTIVA INDUSTRIAL DE LOS CORRALES DE BUELNA

Dauphine Gordini 2ªserie (R1095) fabricado entre 1964 y 1968. Motor 845cc y 55cv
Sobre todo pensando en los más jóvenes que visitan esta página, procede recordar muy someramente cómo comenzó la aventura del motor de explosión en nuestra industria de Los Corrales de Buelna. Eran tiempos de mediados del siglo XX cuando la entonces "Nueva montaña Quijano, S.A.", dedicada desde el último tercio del siglo XIX a la fabricación de alambres de distintos diámetros y para diferentes usos, fue incorporando en el transcurso del siglo pasado nuevas fabricaciones o derivados del producto principal, entre ellos los cables de acero, muy demandados en el mercado por sus características técnicas con un índice muy alto de seguridad.. Del prestigio que siempre tuvo esta empresa centenaria se debe destacar que durante su larga vida más de la mitad de la producción ha tenido de siempre como destino la exportación a diversos países, principalmente europeos.
En los años cincuenta comenzó a fabricar motores para tractores "Lanz". Al inicio de la década siguiente de los años sesenta se fabricaban en la factoría corraliega motores para los modelos de Renault, "4/4", "R-4" y "5/5". Diariamente salían camiones de la fábrica que transportaban estos motores a la firma "FASA", de Valladolid, donde se realizaba el montaje completo del vehículo. A finales de los años sesenta cesó esta fabricación y pasaron a construirse los Automóviles Hispano Ingleses (AUTHI) de la marca "Morris", cuya actividad se prolongó hasta el año 1975 y siendo también transportados diariamente, en este caso a Pamplona, para su montaje final. Tras un paréntesis de casi dos años en la fabricación de motores a continuación se inició la actual producción de componentes para la firma automovilística japonesa "Nissan", actividad que vienen realizando desde entonces las empresas "Mecobusa" y Fundimotor"
El Renault Dauphine con sus versiones de lujo Ondine, y potenciada Gordini, fueron vehiculos populares en las carreteras españolas de los años 60. Era un vehículo "todo atrás" de formas redondeadas , de ahí su nombre ; DelfínA (nombre francés). Tenía fama de coche peligroso ; las manos inexpertas ; el mantenimiento inadecuado y las pésimas carreteras españolas eran la causa de la mayoría de los accidentes, llegándose a llamar “Coche de las viudas” .
Paulino Laguillo García-Bárcena 

6 comentarios:

Emigrante dijo...

Pues el hecho de no continuar con FASA, y pasarse a Authi, fue la causa, el orígen, del desastre industrial actual en el Valle de Buelna y entorno. Algunos ya lo advertimos y por eso emigramos.

Anónimo dijo...

Amigo emigrante, La decisión de abandonar FASA y comenzar con AUTHI la tomó el Banco de Santander, por aquellos tiempos accionista mayoritario, que siempre bloqueó las ampliaciones de capital periódicamente solicitadas y que ganó mucho dinero en la operación de implantación de la marca inglesa. A su vez la marca inglesa se marchó de España por la absurda ayuda sistemática del gobierno de la nación a SEAT e impidiendo competir en igualdad de condiciones a los "ingleses", siendo su producto mucho mejor, los cuales terminaron tirando la toalla.

Anónimo dijo...

Sr. Laguillo, muy interesante el artículo. Una duda, ¿el motor del Dauphine se fabricó también en Corrales?

Paulino dijo...

Contestación a su pregunta : En efecto. se trataba del popularmente conocido "5/5".


"En agosto de 1959 visita la fábrica el Ministro de Industria, deteniéndose especialmente en el montaje de los conjuntos del automóvil. En abril de 1960 comienza la fabricación propiamente dicha de los motores y el 26 de mayo es enviado a París, para su homologación, el primer motor salido de la cadena de montaje. Las características de este motor para el automóvil Renault Dauphine son: 80 kilogramos de peso y 28 C.V. de potencia al freno".

RPT dijo...

Todo lo comentado es correcto y sin duda podría ampliarse el contenido. Pero me gustaría hacer un matiz. En el sector industrial,entonces como ahora, falta en Cantabria apoyo institucional y no hablo solo de dinero, sino de altura de miras. Se dice y es cierto que los motores Morris, iban a Pamplona y ahí radica nuestro fracaso. Llevamos años en el Sector del Automóvil y nunca se dieron los pasos para conseguir una Planta Finalista, es decir, de vehículo acabado con todo el valor añadido que esto conlleva. No será por terrenos. O sí.
Al día de hoy, la ampliación del actual Polígono está varada y a nadie parece preocuparle y seguimos mirándonos el ombligo y pensando que lo que existe, es lo mejor, lo más moderno y lo más imprescindible para la marca. Pero no es así y el tiempo y la dura competencia, nos puede llevar a revivir el año 75. Estamos tan acostumbrados a la "fabrica" que no luchamos por exigir nuevas Plantas, nuevos terrenos y nuevas posibilidades. Solo un dato sin quejarme de nada, pero en Navarra salieron mejor parados cuando Landabem pasó a otras manos.Nos estamos quedando obsoletos y nadie en Cantabria hace nada por remediarlo.

Veterano de Quijano dijo...

Pues a ver si aprendemos de la Historia y no volvemos a permitir estupideces como las que han deteriorado el tejido industrial, antes tan importante, del Valle de Buelna.