25 noviembre 2014

¡ESTOS VERSOS TIENEN MÁS DE CIEN AÑOS DE ANTIGÜEDAD!

Tengo un borrico canelo
más sabio que un profesó,
con orejas de ministro
y ojos de gobernaó.

Rebusna como si fuera
diputao ministerial
y se come hasta el pesebre
como cualquier consejal.

Yo quisiera que a mi burro
lo sacaran diputao,
porque otros siendo más burros
a ese puesto ya han llegao.

Pero temo que de serlo
vaya a quedarme sin él,
porque como allí habrá tantos
no lo voy a conocer.

Roberto pone a nuestra disposición estos versos de la escena primera del Cuadro segundo de “La casa de la juerga”, del sainete de Muñoz Seca, publicado en 1906, que el autor pone en boca de Antoñito

1 comentario:

Sócrates de Atenas dijo...

Dedicado, naturalmente, a tantos ASNOS que cada día, en nuestro entorno y en la clase política en general, pululan por nuestra agónica Piel de Toro.