17 abril 2019

TRIBALISMO ESTÉRIL


Las discusiones de fútbol suelen estar marcadas por las ganas de quedar por encima. Comentarios sobre estilo, llamadas a la objetividad, no abundan. Lo mismo es cuando los medios nos hablan de política. Ya Ortega decía que aquí se habla demasiado de política; política partidista, diremos: polémicas, sondeos. Que no interés por la res pública. Y las radios, tertulias y tal, se pliegan (alguien dirá que centran, manipulan) a lo que a la audiencia motiva y enardece. Lejos queda el dar espacios, no sólo a "los verdaderos problemas del país", sino también a reportajes, debates sobre el estado de la educación, o los desarrollos de la esforzada y sufrida investigación científica, la ganadería, los centros de internamiento, el deterioro de la costa; temas que por lo visto son para un público tan ínfimo (quizá por el envejecimiento del país que ya sólo se piensa en apaga y vámonos) que tan sólo el teatrillo de gigantes y cabezudos, de títeres con estaca, parece inflamar los corazones, muy "machadianos" ellos. Ved a los niños, de pequeños, cómo miran los bichos, los minerales, y se preocupan por el respeto a las reglas, por la heridita del amigo... Pero no sé si luego, esos críos, es que huyen al extranjero, o es que su alma es invadida por la fronda y la hojarasca del abrazo, no de Apolo, sino del tribalismo y la mediocridad.
Adolfo Palacios González, para Cartas al Director, de El Diario Montañés.

No hay comentarios: