28 marzo 2020

UN RUISEÑOR…TIRANDO A GORRIÓN

                Hoy quiero contar un cuento
                como el que cuenta lentejas,
                ni es firmar un testamento,
                ni despedida, ni queja.
                 
                Tampoco es vaticinar
                 porque no soy adivino,
                 (si acaso sólo divino),
                 sólo es contar por contar.

                 Que nadie muestre mareo
                 y tampoco desaliento,
                 repito que sólo es cuento
                 que ni yo mismo lo creo.

                 Cierto que un día llegará
                 que éste ruiseñor-gorrión, 
                 declinará en su volar 
                 y se acabará su canción.

                 Será un fin de vivencias
                 y se acabarán las trovas,
                 las frases, las ocurrencias
                 y ganas de dar la coba.

                 En el postrer de agonía,
                 no pienso pedir perdón,
                 lo posible es que ése día
                 muera como un campeón.

                 Con la sonrisa de muerte
                 y  hálito en el almohadón,
                 no querré rezo indulgente,
                 tampoco la extremaunción. 

                 Sólo noble sepultura
                 en las páginas de un libro
                 sin monaguillos, ni curas,
                 sin candelabros, ni cirios.

                 Amigas y camaradas,
                 compañeros de camino,
                 si este ave se va a la Nada…
                 brinden con cerveza o vino.

                 Nada de lloros, ni duelos,
                 ni  caras  de afligidos,
                 esto sólo será un vuelo…
                 vuelo en el que me haya ido.

                 Lo digo con sinceridad
                 y mucho agradecimiento:
                 ya me disteis cien por ciento
                 con vuestra gran amistad.

                 Que la vida es conclusión
                 y cuatro cosucas más,
                 así que no llorarás…
                 por un ruiseñor-gorrión.

                 Hasta que el lapso  no lacere
                 vivamos intensamente,
                 porque después que te mueres…
                 pues es para eternamente.

                 Y ya no habrá langostinos,
                 ni cocido en el puchero
                 y ni ¡ostias” ni  “pepinos”,
                 y ni “polvos” mañaneros.

                 ASI QUE….
                 Si de la pandemia asomo
                 aunque sea como gorrión,
                 yo a éste Mundo me lo como
                 y cantando el aliroooon.

                      Tinuco desde SOMAHOZ 
                                  Marzo 2020


1 comentario:

Pey Campuzano dijo...

Quede tranquilo el Poeta, ya que la Pandemia no llegará a Somahoz, porque es territorio de Flemming y, por él, estáis muy bien protegidos... además, quienes a la orilluca del Besaya viven, inmunizados están de por vida.