15 enero 2010

UN ARCHIVO Y BIBLIOTECA DE AUTÉNTICO LUJO PARA CANTABRIA

Hace unos días visité, en turnos con guía, el nuevo Archivo Histórico Provincial y la Biblioteca Central con que ha pasado a contar nuestra preciosa capital de Santander en la muy acertada rehabilitación, a mi entender, del antiguo y bonito edificio de Tabacalera, que por su importante arquitectura clamaba por una protección de estas características.
Suele decirse que no hay mejor intención que la primera y acabo de comprobarlo una vez más. Porque cuando volví de tan inolvidable y grata visita lo hice con la intención de informaros sobre la excelente impresión que me causó este importantísimo servicio cultural con que ha pasado a contar Cantabria. Sinceramente, creo que cautiva a cualquiera el verlo, recorrer sus instalaciones y comprobar lo bien que ha sido concebido, lo mismo que el acierto de un proyecto innovador perfectamente desarrollado.
Hoy, al ver esta polémica entre el actual Consejero de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, y su antecesor, lejos de posicionamiento político alguno, que jamás me ha condicionado en los muchos años que llevo escribiendo, he considerado necesario poneros estas líneas, que lamento no haber hecho la semana pasada, para aseguraros que, en mi condición de usuario de ambas instalaciones en los últimos años, me quedé auténticamente boquiabierto al ver el nuevo Archivo Histórico Provincial y la Biblioteca Central con que ha pasado a contar Cantabria, junto al convencimiento personal de que es muy difícil que puedan ser superados en su modernidad y eficacia por otras instalaciones similares en España, por lo que podemos perfectamente congratularnos de tener hoy unas magníficas instalaciones que, indudablemente, han de constituir un activo de lo más vital para ese ambicioso objetivo del Santander Cultural 2016.

Paulino Laguillo García-Bárcena

No hay comentarios: