05 febrero 2010

EL ARTÍCULO DE HOY

AGRADAR A WASHINGTON
La invitación de Barack Obama a José Luis Rodríguez Zapatero para que inaugurara ayer el llamado desayuno de oración en Washington puede verse como una compensación al jarro de agua fría que supuso la decisión de la Casa Blanca de suspender la cumbre UE-Estados Unidos en mayo.
El discurso del presidente Rodríguez Zapatero fue un intento de agradar a un presidente Obama supuestamente progresista, cuando el líder norteamericano es sobre todo un pragmático. Para ello nuestro presidente habló de derechos de los trabajadores, los inmigrantes y los homosexuales y reivindicó la fantasmagórica Alianza de Civilizaciones y el multiculturalismo, aunque al mismo tiempo enfatizó la idea de nación española y de una identidad sobre todo cristiana. Lo más significativo del viaje de Rodríguez Zapatero a EE UU es que no hubo tiempo para una reunión bilateral con Obama, a excepción de unas breves palabras después del acto de la oración, y que el resto de su programa en Washington no impedirá que siga pasando desapercibido para la clase dirigente de EE UU y la opinión pública norteamericana. [+ información]

No hay comentarios: