02 febrero 2010

HUMOR POLÍTCO

UNA LECCIÓN DE 50 EUROSPey nos cuenta que recientemente le preguntó a la hija adolescente de un amigo qué le gustaría ser de mayor.
Ella respondió que quería ser presidente algún día.
Sus padres, ambos del PSOE, estaban presentes, y continuó preguntando:
"¿Si algún día llegaras a ser presidente, qué sería lo primero que harías? "
Ella respondió sin vacilar:
“Daría alimentos y viviendas a todos los pobres. "
Sus padres, orgullosos, pelaron los dientes en una radiante sonrisa:
"¡Bravo, que propósito más loable."
La dijo:
“Para eso no tienes que esperar a ser presidente. Puedes venir a mi casa y cortar el césped, sacar las malas hierbas y abonar el jardín. Te pagaré 50 euros por el trabajo, luego te llevaré al supermercado de mi barrio donde siempre hay un mendigo, y puedes darle el billete para que se compre comida y empiece a ahorrar para la casa.”
La chica pensó durante unos segundos, luego mirándole fijamente a los ojos le preguntó:
“¿Y por qué no va el vagabundo a hacer el trabajo, y le pagas directamente a él? "
"Bienvenida a la derecha. " La contestó.
...Los padres aún no le hablan.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Lo siento, pero no estoy de acuerdo.
Eso no es la derecha. Ni practicar la caridad es la izquierda. Usted proponía a esa chica ser totalmente caritativa, y no es ése el camino.
Los valores de la izquierda se basan en la justicia social, no en dar limosnas. La caridad es propia de la derecha.
Una ciudadana particular no puede ni debe sustituir al Estado en la redistribución de la riqueza.
En un sistema socialista, corresponde al Estado crear puestos de trabajo para el mendigo, para la adolescente y para sus interlocutores.
Otra cosa es la capacidad de entrega, el altruismo o los sentimientos solidarios que se le suponen a una persona de izquierdas que no sea demasiado contradictoria.
Saludos.

Jolau Ysera dijo...

Estimado Alfonso:
Agradezco sus interesantes e inteligentes palabras, expresadas con todo respeto y corrección, pero lamento decirle que hace tiempo que dejé de creer en derecha buena e izquierda mala y viceversa. No creo en las “teórico/demagógicas” filosofías de partido que nos pueden hacer creer que los valores, en un sistema socialista se basan en la justicia social, no en dar limosnas y que la caridad es propia de la derecha, o que en un sistema socialista, corresponde al Estado crear puestos de trabajo para el mendigo, para la adolescente y para sus interlocutores.
He conocido personas excelentes en la izquierda y en la derecha y verdaderos sinvergüenzas en ambos bandos, por lo que mi vara de medir se aproxima más a los valores personales de los individuos que a los que pregonan demagógicamente los partidos políticos.
Nunca he pertenecido ni perteneceré a ninguna opción política que me obligue a votar en contra de mi conciencia y abogo por las listas libres, como forma de que sean elegidos los más aptos, pertenezcan al partido que pertenezcan.
De todas formas mí escrito en la página habla de “humor político” y como tal debe ser tomado, hasta el extremo de que lo puede asegurar que me pude hacer gracia un chiste de Zapatero, como de Franco, sin que ello signifique nada más que eso.
Agradezco su intervención y espero no haberle defraudado con mi forma de pensar.
Un afectuoso saludo