02 julio 2014

UN SEXAGENARIO CORRALIEGO EN LOS 10 KM. NOCTURNOS DE SANTANDER

El pasado fin de semana participé en los 10 Km. Nocturnos de Santander. Se trataba de una carrera popular en la que nos dimos cita casi 1400 personas, entre las que, como es costumbre, asistieron Mónica y Paula, las amigas de mi hijo Alberto, que cada día están más guapas y más en forma.
La noche estaba nublada y la temperatura rondaba los 18-19º C. Un poco antes de comenzar la prueba comenzó una ligera lluvia pulverizada, que a mí personalmente me satisfizo, ya que refrescaba a los participantes. Cual si hubiese estado prevista por la organización, esta lluvia cesó cuando acabó la prueba.
Se trataba de una competición un poco ‘estilo compadre’, ya que no había corredores de referencia que te asegurasen un tiempo dado, así que tuvimos que correr ‘a pelo’, sin saber muy bien cuanto tiempo íbamos a tardar, ya que tampoco estaba señalizada la distancia recorrida. Todo esto no nos desanimó, sino que nos dedicamos a coger nuestro ritmo y olvidarnos del resto.
Resultó un poco dura, porque el recorrido era un poco exigente ya que iba desde el Palacio de Deportes, junto a los campos del Racing, hasta Puerto Chico y vuelta. Tuvimos dos ‘puertos de montaña’, uno la Cuesta del Gas y otro, si cabe más duro, la subida al Palacio de la Magdalena, ya que de vuelta, nos introducían en la península de La Magdalena, para bordear el Palacio.
Como esta vez no disponíamos de chip en el dorsal que nos midiese el tiempo transcurrido desde la salida hasta la llegada, tampoco sabemos cuánto tardamos en hacer este recorrido. Yo tuve la suerte de entrar en meta con otro corredor, al que vi parar el cronómetro de pulsera que llevaba, por lo que le pregunté cuanto marcaba, para tener una referencia y me dijo que 52:55, por lo que no me queda más remedio que tomar ese tiempo como referencia.
A título de curiosidad, al pasar por Castelar (Puerto Chico), hay un lector de velocidad para controlar el paso de los vehículos, que cuando lo hacíamos nosotros marcaba 12 Km/h.
Ahora habrá que esperar que pasen los calores para tener otra nueva experiencia deportiva.

No hay comentarios: