20 abril 2015

UN SEXAGENARIO CORRALIEGO EN EL “I HAYPO CITY TRAIL TETUAN”

La mañana de este domingo resultó de lo más agradable para hacer deporte, por lo que disfruté del I HAYPO CITY TRAIL TETUAN, al que acudí engalanado com el pañuelo de Luchamos por la Vida, para hacer un poco de patria. Un trail consiste en correr “fuera de pista”, por senderos de montaña, caminos secundarios, a través de montañas, cerros y montes, cruzando arroyos y ríos, con grandes trepadas y abruptas bajadas.
En esta ocasión se trataba de una modalidad diferente, dentro de la ciudad, y de tan sólo 8 lilómetros, por lo que no era una prueba con grandes dificultades, aunque hubo subidas, bajadas, escaleras, senderos, playa, etc..., como podrás ver en la fotografía a la derecha.
El primer susto nos lo llevamos en el primer kilómetro, ya que la prueba se iniciaba en la calle Tetuán (Puerto Chico), por lo tanto a nivel del mar y como inicio, desde la línea de salida tuvimos que subir hasta el Alto de Miranda. Una vez allí, tras una bajada vertiginosa, que a la vuelta se volvió a convertir en una nueva trampa, bajábamos hasta San Martín (comienzo de Reina Victoria), para por unas escaleras ir a salir al carril bici que discurre paralelo a la costa, por el Palacio de Festivales, Museo Marítimo …. Luego, por toda la pasarela de madera que hay a los largo de la playa de la Magdalena, hasta el Club de Tenis. Allí girábamos a la derecha para acceder al Palacio de la Magdalena, donde fuimos campo a través por la zona boscosa que rodea al palacio.
Volvimos a salir del palacio y por la misma pasarela de madera hicimos el recorrido de vuelta, teniendo que sufrir otra vez la subida hasta el Alto de Mirando desde la orilla del mar, para regresar nuevamente a meta.
El recorrido es de lo más bonito que te puedes encontrar, aunque en el transcurso de la prueba no puedes apreciarlo en toda su magnitud.
Estoy contento con mi actuación. Quedé en el puesto 146, el 27 de mi categoría, que es de 45 años para arriba, con lo que estoy compitiendo con otros 20 años menores que yo. Hice un tiempo de 45 minutos y 42 segundos y quedé contento de la experiencia por lo que si Él, mi Entrenador Personal, lo estima oportuno, procuraré acudir al año próximo y sobre todo, si Laura está esperándome en línea de meta, para premiarme con un beso.

1 comentario:

Otro Abuelete dijo...

¡ Bravo por los abueletes de Los Corrales !