20 abril 2008

LA TIRANÍA DE LAS AULAS

Lo que pretendía ser una enseñanza liberadora se ha convertido en una educación que produce siervos y tiranos al mismo tiempo. No ya porque tiranicen al profesor, que en algún momento puede suceder, sino porque ellos mismos se imponen su propia ignorancia y, en vez de combatirla, la defienden y se la imponen a los demás».
La verdadera guerra en las aulas se establece contra la ignorancia de los alumnos. El docente a veces no encuentra aliados ni entre los mismos profesores, y tiene enemigos entre los alumnos y los padres». De esta situación, deriva la frustración de los profesores, «que se encuentran sin armas para dar la batalla a la que están destinados».
Ven al profesor no como alguien que quiere inculcarles unos conocimientos, sino como a una especie de guarda jurado que les encierra en el aula durante una hora para enseñarles cosas que no les interesan en absoluto». No todos los alumnos responden a esta escasez de responsabilidad, constancia y esfuerzo, si bien son una minoría. «Los pocos alumnos que responden a ese perfil, dispuestos a aprender, están en una especie de islote heroico en mitad del desierto».
Con la actual educación, se están creando adultos «que votan a fenómenos bastante extravagantes para un festival de música», en evidente alusión a la participación en Eurovisión de Rodolfo Chikilicuatre. «Este ejemplo demuestra el poder del elector, convenientemente formado por un sistema educativo débil y una televisión fuerte». A su juicio, es más que evidente que la autoridad del docente «se debilita cada vez más» y responsabiliza también de ello, aunque sea parcialmente, al papel jugado por los padres. «Han delegado en la escuela su responsabilidad en la educación de los hijos en el sentido personal y humano».
[+ información]

No hay comentarios: