24 junio 2009

PARA MEDITAR

POLÍTICAS CONTRADICTORIAS EN LA POLÍTICA DE TRÁFICO

No entiendo las divergentes políticas llevadas a cabo por las distintas administraciones. Mientras el Gobierno da una ayuda, surgida de nuestros impuestos, para que los ciudadanos compremos coche y así activemos la economía, el Ayuntamiento de Santander ha emprendido una política de desaparición de plazas de aparcamiento 'gratuito', que choca frontalmente y anula con creces la prestación mencionada anteriormente, castigando al ciudadano que posee un vehículo, cuando este presenta su lado menos agresivo, ya que estando aparcado no poluciona, ni consume energía, ni cometemos accidentes, etc.
Es una lástima que este tipo de medidas, que perjudican a las clases menos favorecidas, generalmente viene dadas por aquellos que probablemente posean garaje propio y puede que hasta coche oficial, pagado por todos los ciudadanos. Pero no debemos desesperar, porque está previsto que queden algunas plazas de aparcamiento gratuito. ¿Cuántas? Pues la respuesta es bien sencilla: como quieren seguir llenando las arcas, dejarán las suficientes para que los sufridos ciudadanos pensemos que tenemos opción de encontrar aparcamiento y sigamos pagando la OLA.
La solución definitiva vendrá más tarde, porque casualmente ¿o causalmente? se ha comentado que tiene previsto instalarse un centro comercial en lo que ahora es la Plaza de Méjico. A poco inteligentes que sean (que lo serán) los de ese centro comercial, construirán un aparcamiento que cubra las necesidades creadas ¿involuntariamente? por el Ayuntamiento en toda la zona de Cuatro Caminos.
Con la venta/alquiler de parte de ellas, cubrirán con creces los costes empresariales. Una vez conseguido esto, podemos decir que pueden dedicarse bien a recoger beneficios desde el primer momento y/o a practicar una guerra de precios con los pequeños comercios de la zona, del mismo ramo de los que sea el centro comercial, que acabe con la mayor parte de ellos.
Como es de esperar el Ayuntamiento tiene otra versión ya que para proceder de esa forma ha pregonado insistente y demagógicamente, que tales obras tienen como misión «devolver la ciudad a los ciudadanos», y se han quedado tan anchos, contemplando lo bonita que les ha quedado la frase.
Para finalizar creo que los ciudadanos estamos de acuerdo en que se remodelen nuestras plazas, parques y aceras, pero no a costa de perder aparcamientos y aprovecho la ocasión para plantear la siguiente pregunta ¿existe en Santander alguna asociación que de verdad ayude y agrupe a los vecinos para resolver este tipo de problemática o tendremos que seguir nuestra pequeña lucha individual de cartas en la prensa?

 [José Salas Pérez-Rasilla, en Cartas al Director, del Diario Montañés]

No hay comentarios: