01 febrero 2013

CASCADA DE DECEPCIONES (ADOLFO PALACIOS)

Nuestro paisano Adolfo Palacios aparece hoy en la sección de Cartas al Director del Diario Montañés con este artículo:
Pensad en todos los que, de una u otra manera, nos han fallado en los últimos años o meses, personas de quienes no se esperaba: el Padre Maciel, Urdangarín, Carlos Divas, Ruiz Mateos, el Rey. Tesoreros y dirigentes políticos varios también, por supuesto. Añadamos lo de las preferentes, los chanchullos del Banco de España, los despidos de los sindicatos. Algunas compañías eléctricas, lejísimos de la antigua atención al consumidor.
En lo internacional los clérigos pederastas, con sus tibias respuestas a veces, los abusos a niños por parte de ONG’s en África, abusos a Boy Scouts en EE.UU. El dopaje de Armstrong. La actitud de sor María.
¿Quedará algo de confianza en el corazón de los jóvenes cuando nos miran a sus padres y profesores?

3 comentarios:

Sócrates dijo...

Pues yo diría, al autor, que no hay que hablar de las decepciones de personas que nos quedan tan lejos e inaccesibles... antes hay que hablar de quienes nos decepcionan estando cerca... es ahí donde tenemos que empezar el análisis si queremos una regeneración como Dios manda.
Me duele más la decepción de un amigo que las, cantadas, decepciones de la gentuza clase política.

Platón dijo...

Me parece correcto lo que indica el sabio Sócrates. A mi me produce muchísimo más dolor las decepciones que he sufrido con algunos amigos, o que tenía por amigos, que las de esos personajes que son la escoria de la sociedad, aunque tengan tanto dinero y/o poder.
Son las decepciones de personas, en quien tenías confianza o bien apreciabas, que te han salido ranas. Ya sabéis " POR SUS HECHOS LES CONOCERÉIS " y tarde o temprano todos nos conocemos.

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo en las opiniones de los dos filósofos que me preceden, lo mismo que para hacer caridad no hace falta irse a África.