14 octubre 2014

ATRAPADA EN SU VESTIDO

Zahia Dehar, una celebritie y ‘diseñadora’ argelina (que saltó a la fama por su ‘supuesto’ affaire con el futbolista Franck Ribéry), no pensó que su fastuoso vestido (más ajustado que una morcilla de Burgos) se iba a transformar en su peor pesadilla y en motivo de sorna en las redes sociales.
Acudió a una recepción en París con unos tacones de vértigo. Después de lucir espléndida y de retocarse su larga melena, comenzó su calvario y la diversión para los periodistas gráficos asistentes al evento. Les faltó hacer apuestas para ver en que escalón se pegaba un castañazo.
Como un pingüino comenzó a subir con dificultad la escalinata. Tales fueron sus problemas de movilidad que tuvo que ser ayudada por otra invitada. Eso sí, muy a su pesar fue la estrella absoluta de la fiesta.

No hay comentarios: