30 noviembre 2015

DESCUBIERTO EL "ENGAÑO" DE LAS MÁQUINAS DE GANCHO

Es posible que en alguna ocasión hayas invertido una buena cantidad de monedas intentando sacar un peluche en una máquina de gancho sin tener éxito: colocas la pinza perfectamente centrada encima del muñeco, pulsas el botón para que baje, la garra se cierra sobre la cabeza del peluche... y vuelve a subir sin agarrar absolutamente nada.
Si eres de los que nunca tienen suerte en las máquinas de este tipo, no creas que es cosa tuya: no es que seas torpe, es que el maldito cacharro tiene truco.
La clave consiste en que el gancho está programado para agarrar con fuerza y firmeza sólo algunas veces. Este detalle se puede consultar en los manuales de instrucciones de los modelos más populares de este tipo de máquinas. El propietario tiene la posibilidad de ajustar de antemano la fuerza del gancho para que tenga un buen agarre sólo en el período que él seleccione.
Fuente: ComputerHoy

1 comentario:

Abuelo dijo...

Pues habéis tardado mucho años en descubrirlo, cuando esto es muy viejo y era evidente que tenía trampa... Pues claro que el "feriante" tramposo manipula la garra-tridente, para que solamente obtengan premio algunos pocos "jugadores" (que son el reclamo) cuando ya han picado-dejado sus euros un montón de ingenuos. En cierta ocasión se lo recriminé al "feriante" y el hombre dijo tan tranquilo ¡ coño, si no tuviera trampa, cómo demonios voy a ganar yo siemre ! ... y yo le indiqué que no hiciera trampas y que los regalos fueran siempre algo inferiores a la moneda a introducir y así ganaría los mismo, por el efecto cantidad de jugadores... me llamó listillo y no me hizo ni puñetero caso.
Lo cierto es que, si os fijáis, cada vez juegan menos gente en estas máquinas y la avaricia del feriante se cargará el negocio ¡ NECIOS !

Lo que hay que hacer es no jugar nunca, en las ferias, con estos artefactos (en cierta ocasión escuché, a unos niños, llamar a estas máquinas "engaña-bobos")

Actualmente en lugares de diversión infantil serios, existen máquinas de este tipo pero sin truco, dado que el jugador puede estar jugando (con una sola moneda introducida) ininterrumpidamente hasta que logra pescar su regalo. Todos los niños obtienen siempre premio. Esto es honesto y divertido para los niños... Mis nietos en estos lugares serios disfrutan mucho y NO se frustran, como con las maquinitas de los "feriantes" tramposos.