24 noviembre 2015

LAS FEME (UNA PROTESTA MENOS)

Me ha llevado una decepción cuando las famosas Feme, que en su día protestaron en el Vaticano contra la visita del Papa a Estrasburgo, o en la Cibeles por la conocida como ley mordaza, no hayan tenido nada que objetar ante los últimos acontecimientos vividos en Europa por parte del terrorismo islámico. No esperaba que luciesen sus armas, que está demostrado que tiran más que dos carretas, en algún país musulmán, pero sí que hubiesen aprovechado la popular imagen de la Torre Eiffel para, desde allí, rechazar los atentados perpetrados, haciendo a la vez una defensa de los derechos de la mujer islámica.
Parece ser que este grupo se ha especializado en actuar en países donde casi no hace falta que lo hagan, porque las libertades alcanzadas en ellos no requieren de su pectoral reclamación, constituyendo su acción más una acto exhibicionista que reivindicativo.
También me ha llamado la atención que mujeres occidentales, donde ha bajado el índice de natalidad hasta límites preocupantes, se adhieran a la causa islámica para incorporarse como esclavas sexuales de los yihadistas, renunciando a todos los derechos adquiridos en sus respectivos países.
No es de extrañar que haya quienes ante estos y otros acontecimientos piensen que a algunas mujeres, otros que a muchas, y los más radicales que a todas no hay quien las entienda y no saben bien lo que quieren, llegando a la conclusión de que son oportunistas e inconformistas, que han perdido el rumbo y, en algunos casos, puede que hasta la vergüenza.
A. José Salas en Cartas al Director, del Diario Montañés

2 comentarios:

Papá Dios dijo...

Como siempre las feministas coñazo y las izquierdas impresentables, protestan contra todo lo que suene a Unión Europea, Cristiano-Católico y callan como... eso ante los desmanes de los islamistas.

Mucho piarla contra quienes sí que pregonan y practican la paz y nada contra los asesinos islamistas. Puaf, qué asco !

Corraliego en el exilio dijo...

Aunque solamente sea por desacreditar a José, debían ir a la Meca a reivindicar la libertad de la mujer árabe, aunque mucho me temo que ni "jartas" de kalimocho.