30 marzo 2010

PARA MEDITAR

LEYES PARA EL PROGRESO
En el imparable progreso que Europa está viviendo y del que España es una buena muestra, nuestro país ha dado un paso más. No hace falta demostrar que cuantos menos individuos improductivos haya, más próspera será la sociedad; no es seguro que tuvieran esto en cuenta los promotores de la ley que permite liquidar antes de nacer a un ser vivo que no es humano, pero esta ley le viene al dedillo a ese principio.
Abierta ya la posibilidad legal de impedir que se incorporen a la sociedad individuos que sólo acarrearán gastos y molestias, por el procedimiento infalible de no dejarlos nacer, hay que continuar la limpieza por el otro extremo y sacar de este mundo a los ancianitos que anden más bien pachuchillos, proporcionándoles una muerte digna.
Ni en estos casos ni en los previstos en la llamada ley del aborto han de tenerse en cuenta la objeción de conciencia, el respeto por la vida ni ninguna de esas zarandajas retrógradas; el progreso es el progreso y quien no solo no produce, sino que gasta, está de más. [+ información]

No hay comentarios: