09 febrero 2012

EN MEMORIA DE ESTAFANÍA SALAS (FANY)


Ayer dimos cristiana sepultura a nuestra entrañable tía Fany.
Tía Fany nació en Los Corrales hace 88 años y cuando mi abuelo dio por finalizada su etapa laboral, desplazaron su residencia a Torrelavega, donde Fany los acompañó hasta los últimos años de su vida, para posteriormente trasladarse a Santander, donde falleció el pasado día 7 de febrero.
Permaneció soltera y su pasión fuimos sus sobrinos.
Era de figura menuda, pero de su grandeza como persona y de su religiosidad dan fe estas dos poesías que nos dejó a todos sus sobrinos.

                                        MI ENTIERRO
                                        Quiero el día de mi muerte
                                        que me lleven los sobrinos
                                        no quisiera que lo hicieran
                                        aquellos que nunca he visto.

                                        Llevadme a Los Corrales
                                        donde allí tengo ya el nicho,
                                        después de oir todos juntos 
                                        mi última misa en el Cristo.

                                        No me adornéis con coronas
                                        ponedme sólo un ramito
                                        y una cruz que entre dos luces
                                        sea guía en mi camino.

                                        No lloréis porque me vaya
                                        rezad, rezadme un poquito
                                        que mi cuenta será larga …..
                                        ya que largo fue el camino.

                                       Dios prometió compensar
                                       cuanto en la tierra se hizo
                                       si al ponerlo en la balanza
                                       se inclinara a favor mío,
                                       yo a cambio le pediré
                                       no abandone a mis sobrinos.

                                       MIS JOYAS
                                       Quince joyas Dios me ha dado
                                       que son mis quince sobrinos
                                       con ellos he disfrutado
                                       y orgullosa me he sentido.

                                       Luego se han multiplicado
                                       y veintiséis han nacido
                                       y uno, pequeño, chiquito
                                       que viene por el camino.

                                       Esto es todo mi rebaño,
                                       ni grande ni pequeñito,
                                       ¡Pero es sangre de mi sangre!
                                       sangre que vino de Cristo.
                                       Tienen un camino arduo
                                       y el terreno es abrupto
                                       ¡Cuídamelos Tú, Señor!
                                       que no se me pierda uno.


Su recuerdo siempre permanecerá entre nosotros.
Descanse en paz

3 comentarios:

Familia Campuzano dijo...

¡ Dios, nos han emocionado los versos de la "Tía Fany"... que Dios la tenga a su lado en el Cielo.
Nuestras más sentidas condolencias para la Familia Salas, de parte de otros sobrinos que no ha muchos días perdieron al Tío Nany... que ellos se encuentren y nos cuiden:a los sobrinos de Fany, a los nuestros ... y a nosotros...

QEPD, Fany, y un fuerte abrazo a la Familia Salas

Elvira dijo...

No he conocido a esa señora pero solo ver el amor de sus sobrinos se adivina que fué una excepcional persona. Una tia es muchas veces una segunda madre.
Todo mi cariño para la familia Salas, que tuvo la suerte de haber disfrutado tanto tiempo de su tía. Seguro que ella habrá llorado de alegría al leer la amantísima despedida de los que tanto quiso en vida.

Anónimo dijo...

Un beso, tita