29 septiembre 2012

MAÑANA YA NO MADRUGO

Alicia y Alejandro nos comentan el caso de aquel que se levantó temprano, se vistió lentamente, agarró su casco y sus guantes, se fue silenciosamente al garaje, arrancó la moto y procedió a sacarla del garaje.
Al salir se encontró una lluvia torrencial, toda la calle inundada y un ventarrón helado que soplaba al menos a unos 100 km/h.
Volvió a meter la moto en el garaje, puso la radio y se enteró de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entró de nuevo en casa, se desvestió silenciosamente y se deslizó dentro de la cama. Despacito se acurrucó contra la espalda de su mujer, y le susurré al oído: '¡El tiempo afuera está horrible!'
Ella acariciándome, le contestó medio dormida:
"Ya lo sé. ¿Te puedes creer que el gilipollas de mi marido se ha ido en moto? "

No hay comentarios: