21 septiembre 2012

SI NO ME DAS LO QUE QUIERO, AGITO MIS ‘HECHOS DIFERENCIALES’ Y ME INDEPENDIZO

Ahora que CiU ha demostrado ser incapaz de controlar una crisis generada sobre un modelo de administración autonómica ultra subvencionada y mastodóntica que ellos mismos crearon, vuelve a agitar el fantasma identitario, para que los catalanes miren el dedo y no la luna. El nacionalismo, ya sea catalán, vasco, gallego, canario o cartagenero, se resume en una frase: si no me das lo que quiero, agito mis ‘hechos diferenciales’ y me independizo.
Ese chantaje constante, incluido el uso torticero en lo que les conviene de la Constitución, debe acabar. No puede ser que se pida a papá Estado que rescate a una región que debe su crecimiento a las inversiones constantes ordenadas desde Madrid desde hace siglos, y por otro se amenace a independizarse apropiándose de esas inversiones realizadas ordenadas por Madrid cuando les conviene y por un modelo absurdo e insostenible económicamente que ellos mismos han creado. No tiene sentido que Cataluña siga dedicando auténticas millonadas a políticas lingüísticas, embajadas exteriores, promociones de hechos diferenciales y a mantener toda una red clientelar y de empleo a militantes convergentes, restándole ese dinero a la sanidad, educación y a los trabajadores catalanes y que luego acuse al resto de España de que les falta dinero para cuadras sus cuentas.
A Cataluña y a toda España le hace falta mucha menos demagogia de sus políticos, que se bajen de los coches oficiales, se reduzca el número de políticos en sus instituciones, se ponga fin a gastos innecesarios como las embajadas autonómicas y se adecue el tamaño de la administraciones a lo que realmente nos podemos pagar. Eso, y recordar que todos los españoles somos iguales y nadie es más que nadie por haber nacido en una u otra región. En momentos como este nuestra sociedad no necesita demagogos ni populistas para salir de la crisis, sino hombres de Estado.
Fuente: Diario de Gijón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los españoles no hemos sido iguales nunca y además seguimos siendo unos acomplejados que para integrarnos en el progresismo hemos pretendido ser mas progres que el resto del mundo. En casi todos los países de Europa, salvo algunos artificialmente construidos pero que "la pasta" corre a raudales, utilizan como vehículo oficial una sola lengua y al que protesta le recetan un toffe para la afonía. Todos los gobiernos, sin excepción, han hecho concesiones extraordinarias a los independentistas para que se callaran, por eso, ahora que no hay nada que repartir rompen la baraja. ¿Por qué los grandes emporios industriales pagan sus impuestos en determinadas regiones cuando se han inundado tierras de otras regiones? ¿por qué se han enterrado riadas de millones de subvenciones europeas en brindis al sol? ¿por qué se permiten tener agencias de colaboración al desarrollo para paises extranjeros a regiones que viven de subvenciones? ¿por qué tenemos la existencia per capita de bares y maridajes gastronómicos mas alto del mundo? Somos unos dignos representantes de la imagen que en el extrajero seguimos teniendo, pero en veintisiete cadenas de TV siguen cobrando tres mil opinadores repartidos al 50% para que los disidentes no se encuentren solos y así poder seguir viviendo del cuento.
En fin que tanto va el cántaro a la fuente que alguna vez se rompe.

Francisco Franco Bahamonde dijo...

Amigo Anónimo, totalmente de acuerdo con tu comentario, vamos que ni que me lo hubieras copiado.