11 octubre 2012

CAMPAÑA CONTRA LA IGLESIA

Bajo la disculpa del laicismo se oculta, a veces, una agresiva campaña en contra de la Iglesia y los cristianos. Es por lo tanto una falta de respeto a quienes, haciendo uso de su derecho constitucional a practicar una religión, se ven continuamente en entredicho.
Iglesia son también millones de fieles en todo el mundo, muchos de los cuales son personas dignas de respeto, que llevan una existencia ejemplar dando muestras de una entrega encomiable a sus semejantes, llevando una vida sencilla, tratando de ser cada día mejores, en el trabajo, en el ocio, en su comunidad de vecinos, el deporte o en cualquier actividad social.
Se ataca magnificando los errores cometidos antaño por la Iglesia, silenciando que las naciones gobernadas por partidos políticos democráticos también cometen y han cometido errores que han llevado a expoliar a las naciones tercermundistas de sus recursos naturales, impidiéndolas que progresen. Declarar situaciones de guerra, con el fin de obtener ventajas estratégicas o económicas. Vender armas a otras naciones con regímenes dictatoriales, ante el silencio y la conformidad de quienes aprovechan cualquier ocasión para criticar a la Iglesia.
En esta sociedad también han proliferado la corrupción y la pérdida de valores éticos y morales.
Mientras estas anomalías son aceptadas, minimizadas o ignoradas, cuando nos conviene, o recriminadas si afectan al partido contrario a nuestros intereses políticos, cualquier error cometido por la Iglesia abre los telediarios de medio mundo.
La Iglesia en más de una ocasión ha sabido pedir disculpas y rectificar por esos errores, cuando todavía esta por ver que alguno de los partidos políticos pida disculpas por los graves errores pasados o presentes, que nos han llevado a la situación de crisis económica y de valores que tenemos en la actualidad.
José Salas en Cartas al Director del Diario Montañés.

No hay comentarios: