01 agosto 2013

MADRE CORAJE

Ignacio nos manda este artículo en el que apreciamos que cuando las palabras salen del corazón sobran los discursos preparados. Si una madre, como la gaditana Inmaculada Michinina, sufre por no poder llevar un plato de comida a sus hijos, los trajes, las corbatas y las frases hechas pierden importancia, si alguna vez la tuvieron.
Esta vendedora ambulante de Cádiz dejó sin palabras a los políticos de su Ayuntamiento, a los que lleva pidiendo una licencia para vender sus manualidades tres años. Su discurso desgarrador triunfa en las redes sociales.

No hay comentarios: