01 octubre 2013

TRACA FINAL


La muerte y sus ritos forman parte del imaginario cultural de cada una de las sociedades.
Ahora, el paso al 'otro mundo' se adapta a la tradición valenciana con la apuesta de una empresa local que propone convertir las cenizas de una persona fallecida en una carcasa con la que encender la última mecha. El objetivo es crear un explosivo que se dispare al cielo en una despedida que «aúna la tradición de la pólvora y la última voluntad», un disparo llevado «hasta sus últimas consecuencias», tal y cómo afirman desde la empresa. 
En el núcleo de la carcasa se encuentran los restos del finado embolsados, que se rodean de una esfera con una carga explosiva que acabará explotando en el aire, un estruendo que supondrá un homenaje póstumo en el que el ruido será el protagonista.Si quieres tener más información de la fuente, ideal.es, pulsa sobre la imagen.

No hay comentarios: