30 abril 2014

CONGRUENCIA

Ángel quiere compartir esta anécdota para procurar que nuestros principios e intereses hagamos que sean congruentes con nuestros actos y palabra:
El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y, como era de esperar, hizo lo correcto: Se detuvo en la línea de paso para los peatones, a pesar de que podría haber rebasado la luz roja, acelerando a través de la intersección.
La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa. Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección... y para colmo, se le cayó el teléfono móvil y se le corrió el maquillaje.
En medio de su pataleta, oyó que alguien le tocaba el cristal del lado. Allí, parado junto a ella, estaba un policía mirándola muy seriamente. El oficial le ordenó salir de su coche con las manos arriba, y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, le tomaron fotos, las huellas dactilares y la pusieron en una celda.
Después de un par de horas, un policía se acercó a la celda y abrió la puerta. La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales:
- "Señora, lamento mucho este error", le explicó el policía. "Le mandé a bajar mientras usted se encontraba tocando la bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente, maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces. Mientras la observaba, me percaté que:
• De su retrovisor cuelga un rosario,
• Su automóvil tiene en la defensa una calcomanía que dice: "Jesús te ama",
• Su tablilla tiene un borde que dice "Amor y paz",
• Otra calcomanía que dice: "Practica la meditación"
• Y, finalmente, el emblema cristiano del pez.
Como es de esperarse, supuse que el vehículo era robado."
Esta simpática historia muestra la importancia de ser coherentes entre lo que creemos, lo que decimos y lo que hacemos.

No hay comentarios: