27 febrero 2016

BLASFEMIAS

La blasfemia no es un delito, es un pecado. No he mirado lo que dicen las leyes al respecto, pero sería un tal desbarre que ni si quiera me he molestado en buscarlo. Tengo unos amigos que de vez en cuando me pasan campañas para que firme contra tal o cual ‘blasfemia’, y es algo que veo nombrar así últimamente pero antes nunca se veía, pero más antes sí, cuando España era Estado confesional. Sí, yo había visto, hace años, a ciertos musulmanes enervarse cuando se hacían chistes sobre el Profeta y tal, y ellos lo decían blasfemia, y yo pensaba (ya sabéis, lo de la mala gestión de la ofensa en ciertos ámbitos culturales), pensaba: qué poco mundo ha visto esta gente, no se dan cuenta de que en la vida moderna no se puede llamar blasfemo a quien, por no ser creyente, no le corresponde la obligación de no tomar el nombre de Dios en vano.
Pero hete aquí que ahora también algún cristiano viene con eso. Ajeno a que hace el ridículo, él y el juez que le dé la razón. Y es una pena, porque razón sí tienen a veces en cierto aspecto, porque hay gente que en sus manifestaciones (y eso de que el arte esté exento de moral, hay que ver cómo y cuándo se toma) manifiesta ni más ni menos que odio, incompatible con el respeto que en democracia nos debemos, y con sus actos incita al exterminio y muestra claro que, si se le deja, irá más lejos. Así, yo a mis amigos cristianos les recomendaría que contratasen a un abogado mejor.
Adolfo Palacios González, en Cartas al Director, de El Diario Montañés.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La blasfemia es un delito y como tal lo contempla el código penal en su artículo 525.
Ahora bien, cada juez parece hacer una interpretación del mismo y por lo tanto la sentencia dependerá de cada juez.

http://www.eldiario.es/politica/archivan-mayoria-denuncias-sentimiento-religioso_0_343665942.html

Ahora bien, sea o no sea delito, si a un ciudadano normal y corriente, que se encuentre por la calle a otra persona que deliberadamente ofende a lo más intimo de su persona, familia o ideología, lo más seguro es que su respuesta sea "proporcional" al grado de ofensa que él considere haber recibido. Por lo tanto, entiendo que quién ofende deliberadamente a su vecino es una mala persona, indigna de ser considerada como tal. Otra cosa sería si la ofensa se hace de manera involuntaria teniendo en cuenta que su conciencia no le indica ninguna anormalidad.

Pienso que a veces con "la libertad de expresión" intentamos poseer la libertad de agresión, cosa muy mala para la convivencia.

Anónimo dijo...

Estoy casi de acuerdo en todo contigo Adolfo, puesto que yo pienso que la blasfemia ni siquiera es pecado. Para mi sería tomar el nombre de dios en vano ya que a mi modesto parecer y como seguidor de la teoría de la evolución, dios no existe.Para mi las religiones son sino una escuela de odio atroz, si una gran escuela de intolerancia, unas mas, la tres religiones monoteístas que nacen del tronco común de la biblia y que han sido causa de grandes guerras y vandalismos.Hoy dia por desgracia lo estamos viendo con los extremistas sionistas, el estado islámico y ahora veo que aquí esta creciendo la intolerancia católica a lo que parece ser una nueva forma de inquisición .Respecto a lo que llaman una agresión a los creyentes aparte de una exageración me pareceuna forma mas del victimismo propio de la iglesia que como se esta quedando sin clientela ya no sabe que hacer y vuelve a lo desiempre la denuncia anónima. Si tanto creen en dios y como dice su dogma este es su máximo juezPorque no lo dejan a sus designios y su sentencia ?Y como dijo JESUCRISTO " A DIOS LO QUE ES DE DIOS Y AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR" Luego no pidáis dinero al estado y os pagais vuestra iglesia como hacen en los estados unidos.Pero claro, ¿ Cuantos van hoy dia a misa ? Se puede ser creyente y decir que la mayoría de los españoles somos católicos y a misa solo van una inmensa minoría. ¿ Que clase de creyente es el que no tiene una hora a la semana para cumplir con su fé.? Y si algo no os gusta hacer lo que hacemos los demás. No vayáis a verlo. Por eso hace ya muchos años que no voy a misa ni a actos religiosos.Pero respeto que el creyente cumpla con su fé y su derecho a creer, pero sin imposiciones a los demás. Nací en una España en que no tuve la opción de elegir. Me obligaron a confesarme y comulgar en la escuela y a ir a misa cuando hice la mili y no quiero que nadie vuelva a pasar por eso. Saludos.

Anónimo dijo...

Siempre mareando la perdiz, desarrollando teorías para desviar el tema. La cuestión se ciñe a si la blasfemia está o no penada en el código civil. La realidad es que sí está contemplada y que su aplicación depende del juez de turno.
Y en cuanto a lo demás, en lo privado cada cual puede hacer o decir lo que le venga en gana, pero si se hace en público, con ánimo de ofender, el que lo hace es una mala persona cuyo único fin es provocar el violentar a su convecino de forma gratuita, lo que le califica ya en sí mismo.
En cuanto a lo de denuncia anónima, la sartén le dijo al cazo .....