06 marzo 2008

EL SUPERÁVIT DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Que la Seguridad Social cerró 2007 con un superávit de 14.160 millones, siendo una 'empresa pública', mientras que el Santander, que es un banco cuya misión es obtener beneficio, logró un superávit de 9.060 millones en el mismo período, me indica que algo no funciona bien. Si los ingresos de las empresas públicas (gestionadas ahora por socialistas) se materializan en base a los impuestos y estos desbordan en tan elevadas cifras a los gastos, quiere decir que nos están gravando en exceso a los ciudadanos con un sistema impositivo sangrante.
No es extraño, por lo tanto, que viendo los dirigentes políticos las excelentes cosechas impositivas, se hayan lanzado a comprarnos el voto, con el dinero que previamente nos han quitado a todos, a sabiendas que todavía quedará remanente para subirse ellos sus sueldos (siempre de mutuo acuerdo) tras las próximas elecciones.
Lo lamentable es que hayan escogido el camino electoralista y fácil de la subvención, cuando esta forma de ayuda es la más injusta ya que, se ha demostrado que suele llegar más fácilmente a los pícaros que a los que realmente la necesitan. Además, tenemos el antecedente del subsidio agrario PER, que hizo famosa a Andalucía porque consiguió que se vaciasen los campos y se llenasen las tabernas.
Si de verdad queremos ayudar a la sociedad española y concretamente a los jóvenes, más que darlos los 'peces' del subsidio, hay que 'enseñarlos a pescar' en aguas tranquilas, donde las condiciones socio-laborales sean tales que encuentren por sí mismos, las condiciones económicas que les permitan casarse, tener hijos, comprarse un piso o un coche, sin la necesidad de los oportunistas y electoralistas subsidios. Lamentablemente esta opción no tiene el reclamo publicitario que buscan los políticos y a pesar de ser la adecuada, nunca formará parte de las campañas electorales de ningún partido; a lo mejor, por sensata.
. José Salas, en Cartas al Director, de El Diario Montañés.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión Jolau, la comparto contigo al 100%...

No hay mejor técnica para los dirigentes que dar un pedazo de pan duro al hambriento...así se aseguran su voto...

Pero yo tengo confianza en que algún día, el pueblo de verdad exija lo que es suyo...