28 diciembre 2010

EXCLUSIVA DE PAULINO LAGUILLO

EL AVE PASARÁ POR COMILLAS
En fechas previas a la Navidad a los cántabros se nos han vuelto a poner los dientes muy largos, no por la degustación del dulce típico de estas fiestas, el turrón, sino por la puesta en marcha del AVE Madrid-Valencia, pudiendo ver así un caso más de la vertebración de la Alta Velocidad en España y el sombrío horizonte que en tan moderna y vital infraestructura ferroviaria se cierne sobre Cantabria.
El día del propio viaje de inauguración con los Reyes de España, presidente del Gobierno, ministros, autoridades autonómicas y otras muchas autoridades relevantes, desde Castellón se reivindicaba con ahínco que el AVE llegase pronto allí, ya que el Alvia de que disponen, que es el asignado a Santander desde Reinosa para 2015, no les representa modernidad.
En Cantabria aún no salimos del asombro ni logramos superar el golpe bajo que el pasado verano nos própinó el portugués Pepiño Blanco, levantando la carpa ya instalada para la colocación al día siguiente de la primera piedra del AVE Palencia-Santander y negándose después con rotundidad a llevarle a cabo por este punto, que es la distancia más corta, además de tradicional.
Un gallego en su condición de español jamás tomaría en España tan deplorables medidas con ninguna región, y mucho menos para con la que debiera de habérsele dado preferencia absoluta en esta moderna infraestructura ferroviaria, dado el entecedente gravísimo y bochornoso de haberle “birlado” el Santander-Mediterráneo cuando faltaban para su terminación muy pocos kilómetros; lo mismo que dejando con ello en clara “cojera” a la Cornisa Cantábrica, mientras que desde hace muchos años siguen concentrándose las inversiones del Estado en el arco mediterráneo en vergonzoso detrimento de las Comunidades Autónomas del Norte de España.
La reacción contundente del presidente de Cantabria impidió que tan nefasto ministro de Fomento para nuestra tierra se saliera con la suya. Pero consiguió dejarnos el AVE en Reinosa. Y no sirven excusas de complejidades técnicas, dado que el ejemplo se tiene bien cerca con los casos de Asturias y Galicia, donde se han salvado obstáculos te tanta envergadura o más que el desnivel de setecientos metros existentes entre Reinosa y el Valle de Iguña.
Menos mal que con el mayor poder adquirido recientemente en el Gobierno de España por el ministro Rubalcaba el tema va a ser enderezado. El hermetismo es total por cuanto que va a constituir una baza a jugar por el PSOE en las elecciones municipales y autonómicas de Mayo de 2011.
El AVE Palencia-Santander no se detendrá en Reinosa, como está firmado, sino que llegará a la propia estación que para ello se va a construir en la capital de esta Comunidad Autónoma, pasando por Comillas, Centro de Estudios del Español.
A primera vista puede entenderse que también resultaría difícil llevarlo a cabo, pero se trata de un proyecto perfectamente viable y realizable. Y así va a ser. Muy pocos recuerdan hoy que cuando a mediados del siglo XIX se estudiaba y debatía en Santander el trazado del ferrocarril Santander-Alar del Rey, a punto estuvo de haberse desviado en Torrelavega hacia Cabezón de la Sal para luego ascender hasta la Meseta, lo que impidió un abogado y alcalde de Torrelavega, José Felipe Quijano y Moncalián, diputado a Cortes que acudió a todas sus muchas influencias en Madrid y logró que se formase una Junta General de Comisionados de los ayuntamientos de los partidos judiciales de Torrelavega y Reinosa, consiguiendo que el ferrocarril pasara por Los Corrales de Buelna, de donde era natural y donde en 1873 fundó una empresa su hijo José María, que unida a otra que también creó pocos años después en las inmediaciones de Santander le convirtieron en pionero de la siderurgia de Cantabria.
A la viabilidad de este trazado se une el muy ambicioso proyecto Comillas, que cuenta con unas expectativas enormes en el contexto internacional como punto de formación de profesores del español. Tras la adecuación y rehabilitación de la antigua Universidad Pontificia para este fin, casi treinta millones de euros va a invertir el Estado en una iniciativa de cultura hispánica de auténtica calidad y que en el curso 2013-14 contará con un millar de alumnos, incluido Colegios del Mundo.
El Centro Internacional de Estudios Superiores del Español, que será de auténtica referencia a nivel mundial en la investigación, conocimiento y difusión de la lengua española, va a suponer que la villa de los arzobispos experimente un despegue económico y poblacional verdaderamente espectacular.
Por tanto no cabe extrañar que el AVE Santander-Palencia vaya a pasar por Comillas. El antecedente de otro proyecto formativo similar se tiene en el Santuario de Las Caldas de Besaya. Sobre mediados del siglo pasado fue sede del Instituto Pontificio de Filosofía, y los más de dos centenares de alumnos que cursaban allí sus estudios dieron lugar a un flujo enorme de visitantes que llegaban en tren, lo que unido al balneario, casino, hotel, etc, convirtieron aquel lugar en un punto de lo más señorial de Cantabria.
Pero en el caso de Comillas su enorme potencial turístico, su belleza natural, los palacios, la singular arquitectura de muchos de sus edificios, la magnífica playa, etc., todo en su conjunto va a atraer a ella a un número enorme de personas procedentes de distintos países que resulta evidente por sí mismo precisarán de unos medios de transporte modernos y cómodos, como el AVE con que va a contar tan preciosa villa cántabra.

No hay comentarios: