22 enero 2013

CAOS MUNICIPAL ANTE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA

En mi condición de conductor del automóvil que en la tarde noche del sábado transitaba con mi esposa por el Polígono Industrial de Barros, procedente de Torrelavega, donde habíamos asistido al entierro de un familiar muy cercano, y que debido a la carencia total de iluminación en el tramo último, cabecera sur del mismo, así como de cualquier señal de prohibición de paso o de carretera cortada, quedamos repentinamente sumergidos en una balsa de agua que casi cubría el coche por completo, estando a punto de perecer ambos ahogados, considero que no procede silenciar, además del tremendo susto vivido, la actuación del ayuntamiento de Los Corrales de Buelna tanto en esos momentos como con posterioridad a los graves hechos ocurridos.
Para quien desconozca el suceso reproduzco lo principal de lo que salió publicado ayer, lunes: http://valledebuelna.blogspot.com.es/2013/01/un-matrimonio-de-los-corrales-de-buelna.html
Avisada la Policía Local por teléfono, contestan que habían estado en este punto y colocado una cinta atravesando la calzada. Le aclaro que no hay ninguna cinta (lo comprobaron "in situ" cuando por fin hicieron acto de presencia) y vuelve a insistir en que sí la hay, entablándose una discusión de disparidad de criterios tan vergonzosa como inadmisible, cuando lo que se le estaba apremiando era la presencia de la Policía Local allí de inmediato. Testigo fundamental, una señora que fue la primera a quien alertamos del enorme peligro que allí había y que era tan increible como imposible detectar por falta total de iluminación.
Por fin la Policía Local llega a dicho lugar y comprueban que no hay ninguna cinta en la carretera. Proceden a colocar una y les resultaba casi imposible por el vendaval existente. LLega la grúa del seguro de mi coche y, examinada la situación, lamenta decirme que no puede sacarle, pues le ocurriría al camión lo mismo que a mi vehículo. Es decir, bloqueado por el agua. Pido a la Policía Local que envien el coche de bomberos de Protección Civil, para lo cual llamo también al 112, siendo la contestación de que si nuestras vidas ya no corrían peligro, era imposible que nos atendieran, ya que estaban muy ocupados en casos más graves en otros muchos puntos del municipio. Por supuesto que a esto ni la más mínima objeción.
No hubo más alternativa que dejar mi coche sumergido en aquella piscina de agua toda la noche, hasta que descendiera el nivel de la misma. Eso sí, Independientemente de que las emergencias se multiplicaron en el municipio, no puede concebirse que habiendo estado la Policía Local allí, abandonase el lugar dejando tan solamente una cinta de papel que muy bien pudo haberse llevado el fortísimo viento que hacía. De no haber cesado el temporal precisamente en aquellos momentos y con el ello disminuyendo paulatinamente la inundación de la zona, casi seguro que se habría producido algo muy lamentable.
Sobre la una de la madrugada llamo por teléfono a la Policía Local para rogarle que la patrulla de la noche vigilase mi coche, ya que tenía en el mismo toda la documentación, incluido el propio DNI, y objetos de valor. La contestación fue que no había patrulla de noche. Pregunto si normalmente existe y me confirma que a partir del día siguiente y lo que resta de enero si corresponde que la haya ¿...?.
Sin dormir, la atención a múltiples llamadas telefónicas me impiden acudir al día siguiente, domingo, lo primero a ver el estado de mi coche, llegando allí sobre las diez de la mañana. No hay absolutamente nada de agua en la calzada. El coche, ligeramente cruzado en media parte de la misma, obligando a quienes circulaban en igual sentido a invadir el carril contrario. La ventanilla por donde pudimos salir, completamente abierta. Señal de obstáculo en la carretera, ninguna; circulando los automóviles por aquel lugar sin advertencia ni señal de ningún tipo, como tampoco la presencia de la Policía Local. Menos aún, una llamada de teléfono por su parte avisando de que ya no había agua en el lugar.
Ayer, lunes, en gestiones con el seguro de mi coche, me dicen que tengo que facilitarles el número de Póliza de Responsabilidad Civil del Ayuntamiento. Llamo por teléfono a la alcaldesa para que me le facilite. Comunica y dejo aviso para que me llame urgente. Como no lo hace, pasado un largo tiempo vuelvo a llamar al ayuntamiento y pido hablar con una persona, identificada como técnico del mismo. Le pido el número de la citada póliza y me contesta que para que le quiero. Replico que a ella no le importaba y que me le facilitase. Se negó a hacerlo.
Creo que es mi deber, en beneficio de todos los que habitamos el municipio de Los Corrales de Buelna, dar cuenta e informar acerca de cómo se funciona en la primera institución local.
Respecto al alumbrado del largo vial y ausencia total del mismo en la zona inundada, a pesar de tener instaladas farolas, muy pocos días antes, y ello es de dominio público desde hace meses, eran prácticamente medio centenar de ellas las que carecían de iluminación en la carretera que atraviesa el Polígono Industrial de Barros.

PAULINO LAGUILLO GARCÍA-BÁRCENA

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto no ocurre ni en el pais más torpe del mundo, claro que tiene que llover y demás, pero el relato es estremecedor. Eso sí no hay responsables el único el conductor por osar salir de casa el sábado..a quien se le ocurre semejante acto de irresponsabilidad..., verdad autoridades, policia local y demás del pueblo..por Dios que dice este buen hombre...