21 enero 2013

UN MATRIMONIO DE LOS CORRALES DE BUELNA ESTUVO A PUNTO DE PERECER AHOGADOS EL SÁBADO EN EL POLÍGONO INDUSTRIAL DE BARROS

 
LAS CAUSAS DURANTE EL TEMPORAL DE AGUA FUE LA FALTA DE ILUMINACIÓN Y LA AUSENCIA TOTAL DE SEÑALIZACIÓN DE CARRETERA INUNDADA.
 
PAULINO LAGUILLO GARCÍA-BÁRCENA
 
Un matrimonio de Los Corrales de Buelna, adultos, estuvieron a punto de perecer ahogados en la tarde noche del sábado en el Polígono Industrial de Barros, cuando regresaban de Torrelavega del entierro de un familiar.
Y ello a pesar de que el conductor es muy conocedor del tramo donde se produjo el siniestro, ya que forma parte del itinerario que dentro del municipio utiliza con suma frecuencia tanto para acceder a la Autovía de la Meseta como cuando regresa a su domicilio.
El automóvil, un Nissan Primera, circulaba por la larga recta del Polígono Industrial de Barros, constituido en vial para la circulación rodada, procedente de Torrelavega, con la carretera muy mojada, lloviendo intensamente con fuerte viento y transitando a lo largo del enclave industrial con abundante agua en la calzada, aunque con toda precaución. Pero cuando iniciaba el tramo final, cabecera Sur del polígono industrial, sin señalización alguna y carente de toda iluminación a pesar de que tan solamente en dicho tramo existen unas diez farolas, debido al declive del vial en ese punto y al desbordamiento del Río Muriago, casi al lado, pensando que el agua que atravesaban era el mismo por el que venían circulando (Cubriendo aproximadamente la mitad del neumático), se introdujeron sin percibirlo en una profunda laguna en la que el coche dejó de funcionar y el agua cubrió sus cuerpos en menos de medio minuto hasta la altura de las ventanillas.
El hecho de que la esposa bajase su ventanilla en el preciso instante en que se paró el coche, fue milagrosamente la solución para que ambos pudieran salir a través de la misma, puesto que las puertas del automóvil quedaron bloqueadas. Una vez en el agua hasta la cintura, salieron a duras penas y tuvieron que permanecer largo tiempo avisando a los demás coches, aproximadamente una veintena en poco espacio de tiempo, que ignoraban la enorme cantidad de agua que allí se había acumulado, dirigiéndose sin reparo alguno hacia adelante. De la magnitud de la inundación en ese punto baste decir que la grúa del seguro del coche no pudo sacarle y hubo de permanecer toda la noche sumergido en el agua. Otra muestra del agua acumulada se tiene en el hecho de que un todo terreno también quedó apresado por la misma unos metros más adelante.
Avisada la Policía Local, dijo que habían estado allí con anterioridad y colocado una cinta en la carretera, cinta que no estaba en aquellos momentos.
Independientemente de que las emergencias se multiplicaron en el municipio, no puede concebirse que habiendo estado la Policía Local allí, abandonase el lugar dejando tan solamente una cinta de papel que muy bien pudo haberse llevado el fortísimo viento que hacía.. De no haber cesado el temporal precisamente en aquellos momentos y con el ello disminuyendo paulatinamente la inundación de la zona, casi seguro que se habría producido algo muy lamentable.
Respecto al alumbrado del largo vial y ausencia total del mismo en la zona inundada, a pesar de tener instaladas farolas, muy pocos días antes, y ello es de dominio público desde hace meses, eran prácticamente medio centenar de farolas las que carecían de iluminación en la carretera principal del Polígono Industrial de Barros.

No hay comentarios: