02 julio 2012

EL ARTÍCULO DE HOY

“VAMOS A RECORTAR, PERO DE LO VUESTRO”
Cuarenta mil teléfonos móviles manosean los políticos y el personal a sueldo de la Junta de Andalucía. Cuatrocientos, nada menos, hay en el Senado, esa Cámara cuya supervivencia nadie entiende. Unos dos mil empleados tiene la televisión valenciana. Más que Telecinco, A3 y La Sexta juntas. Un bufete madrileño lleva seis meses perfilando un ERE que no se concreta. Total, no hay prisa.
Meras anécdotas del despilfarro público. Una nadería en el océano del pozo sin fondo de un aparato oficial elefantiásico e insaciable.
Hay instituciones en España que ya no se pueden financiar. Naturalmente, pero ahí siguen. El Senado, las diputaciones, las televisiones autonómicas, los sueldos oficiales, las empresas públicas o semipúblicas, las cajas mágicas, las no tan mágicas, las pensiones de los banqueros intervenidos, los enchufados, los cuñados... los ayuntamientos. En Castilla y León, comunidad austera y humilde, hay más ayuntamientos que en toda Polonia. Hay cinco alcaldes en Madrid con sueldo mayor que el presidente del Gobierno. Y sin embargo, la administración va a dejar de financiar 425 medicamentos.
Lo que ya se reclama a gritos, hasta el punto de que se empieza a desbordar el límite de la general paciencia, es adelgazar, sacudir, restructurar el descomunal aparato del Estado, tan manirroto como incompetente, tan inútil como oxidado, que asfixia todos los sacrificios y los esfuerzos que lleva a cabo una sociedad angustiada y casi desesperada. [ver artículo completo]

No hay comentarios: