04 marzo 2013

UN SEXAGENARIO CORRALIEGO EN LA MEDIA MARATÓN INTERNACIONAL DE SANTANDER

Al tener contacto con el GM Orza y asistir a sus marchas de Luchando por la Vida (LXLV), además de mis jornadas en el gimnasio, he mejorado mi preparación física, hasta el extremo de animarme a participar en la edición de este año de la Media Maratón Internacional de Santander.
Inicié la preparación hace tiempo, pero las malas condiciones climatológicas que hemos sufrido y un par de lesiones  musculares encadenadas casi me hacen desistir de participar, pero la preciosa mañana de este pasado domingo no podía ser desaprovechada y me presenté en la línea de salida.
Con la inexperiencia por bandera (es la primera vez que participo en una prueba de estas características) y el miedo a volver a lesionarme, tras el pertinente calentamiento, inicié la marcha en la que participamos 4000 personas, dudando si podría acabar la misma. A medida que avanzaban los kilómetros fui cogiendo confianza y aunque no hay datos oficiales, estoy seguro que he realizado la segunda parte de la misma mucho mejor en tiempo y físicamente que la primera, al haber tomado excesivas precauciones y ralentizar en exceso el inicio de la carrera.
Cumplí mi objetivo de terminar la misma, pero por esa excesiva precaución no pude conseguir un segundo propósito que me había autoimpuesto, que era terminar en menos de 2 horas, por escaso margen, ya que lo hice en un tiempo real de 2 horas, 4 minutos y 20 segundos, que para mi edad y mi inexperiencia no está mal.  Queda pues pendiente de conseguirse ese segundo propósito, si Dios quiere (para lo cual le ayudaré lo máximo que pueda), en otro nuevo intento.
Debo reconocer que no fui el único de la familia que participó, ya que Alberto del Riego, hijo de mi prima Carmenpili, me consta que también intervino en la prueba. A este no le vi por la zona de calentamiento, ni durante la carrera, ni al final de la misma y mucho me temo que en la próxima reunión familiar a la que asistamos tampoco le veré. Pienso seguirle en otras pruebas y de persistir en su actitud, tengo la intención hasta de retirarle el saludo, porque ¡¡sólo a él se le ocurre hacer la prueba en 1 hora 27 minutos y 48 segundos!!  ¡¡Que piense un poco en los demás, que nos llevan con la lengua fuera!!
También fue un día para ver algunos conocidos corraliegos, a los que no pude saludar porque los vi en carrera ya que en determinada parte de la misma nos cruzábamos. Entre ellos pude ver a Goyo Saiz y a José Manuel Robles, que debieron hacer un tiempo bastante mejor que el mío. En la línea de salida pude saludar también, de forma fugaz a Bardi Castillo, que seguro que estaba allí para ver correr a su hijo. Una corraliega, Azara García de los Salmones fue segunda en la categoría femenina absoluta. Estoy seguro que había más, pero no pude verlos.
También dentro del equipo de jueces pude ver, y saludar según pasaba, a dos antiguos compañeros en las aulas de Colegio La Salle de los Corrales, Alberto Zamanillo y Alfonso Ochoa, este en calidad de Presidente del Comité de Jueces de la Federación Cántabra de Atletismo.
También pude percibir la presencia de antiguos compañeros de trabajo: Carlos Carmona e Iván Asensio, así como a Pedro Lastra y su esposa Marien.  Entre el numeroso público, a la altura de la curva del Sardinero, encontré a Beltrán, uno de los asiduos asistentes a estos eventos, al que pude hacerle ver mi sorpresa al encontrarlo entre los espectadores, a lo que me contestó que estaba lesionado.  
También vi entre el numeroso público dos compañeros de gimnasio: Paulino y Luis.
Juan Carlos Manso, uno de los más entusiastas componentes del GM Orza fue uno de los que más ánimos me dio ya que le pude ver en el Sardinero y más tarde cerca de la línea de meta en el Paseo de Pereda.
También reconocí entre la numerosa asistencia de personas en la línea de salida y meta, dándome ánimo al principio y la enhorabuena al final, a Gema la hija de Rosy , de San Felices, a la que me encuentro siempre que hay pruebas de este tipo, ya que la vi el año pasado en El Soplao y en la Marcha Contra el Cáncer, en Corrales, participando, en este caso, de forma activa en las bicicletas estáticas que instalaron dentro del recinto del campo municipal de deportes. 
A otro que pude ver es a mi vecino de portal, Antonio Ruiz, esposo de Carmely Laborda, que sorprendido de verme en semejante evento me hizo una fotografía según pasaba.
También intervino mi profesor de Fotografía Digital de la Unate, José Antonio Soto (seguro que también hizo un buen tiempo), hijo del mítico Soto Rojas, que introdujo en Cantabria la carrera de ultramaratón de 100 Km.
Como podrás apreciar, además de participar en un evento deportivo, también se pueden fomentar las relaciones públicas, el inconveniente es que, con una vida social tan intensa, es difícil terminar la prueba en menos de 2 horas.
Pero, como siempre, la alegría me la llevé por partida doble al cruzar la línea de meta ya que además de haber logrado llegar, recibí el beso de Laura como premio por haberlo conseguido.
Comienzo ahora a preparar dos de las pruebas en las que espero participar este año: la dura y exigente prueba de Los 10000 delSoplao, esperando bajar de las casi 10 horas que tardé el año pasado, y el Trail de Monte Brazo, por los montes del valle de Buelna, esperando en esta ocasión no perderme por el monte, como en la vez anterior, si no surge alguna otra de las características de la aquí relatada, así como las marchas correspondientes a este año de LXLV.
 A. José Salas

3 comentarios:

Otro Abuelete que corre poco dijo...

¡ BRAVO ABUELETE CAMPEÓN, SÍ SEÑOR, CON UN PAR !!!

Angel dijo...

Pero "chaval" si te dedicas a la carrera , la ganas lo que pasa es que ibas "a grillos" con unos y con otros. De los 4000 , yo estoy seguro que saludaste lo menos a 3000 entre corredores y público, menos mal que debía haber alguno que no conocías que si no, aún estás en la carrera.
Enhorabuena fenómeno.

Monica dijo...

Es mas que un buen tiempo, y muchisimas personas no hubiesemos sido capaces de hacerlo!! Enhorabuena y animo para años siguientes!