23 septiembre 2010

EL ARTÍCULO DE HOY

Cuesta trabajo creer que un trozo de materia, como pudiera ser el acero, tras una explosión debidamente controlada, sin la tecnología adecuada ni la inteligente intervención del hombre, se transforme por sí sola en un reloj, un ordenador o un vehículo, sin embargo, el físico Stephen Hawking niega la existencia de Dios en la creación del mundo, dejando esta actividad solamente en manos de una gran explosión como el Big Bang.
Desde la mayor ignorancia en Astrofísica, me llama la atención que esta explosión, por sí sola, sea capaz de crear de la nada (sin ni siquiera un trozo de materia), algo tan maravillosamente lleno de vida como es el Universo.
Sin ánimo de contradecir a tan afamado científico, y teniendo en cuenta que muchas veces el principio que demuestra la coherencia de un sistema no pertenece a ese sistema, me surgen las siguientes preguntas: ¿Qué inteligencia propició esta explosión y qué tecnología se aplicó hace millones de años, capaz de crear el universo y las leyes que lo rigen, de las que científicos tan inteligentes como Hawking, con la tecnología actual no han llegado a descubrir ni una infinitésima parte? ¿Quién programó con tanta minuciosidad y precisión, esta explosión altamente controlada capaz de conseguir vida, en vez de muerte y destrucción?
Independientemente de que algunas cosas tienen que ser creídas para ser vistas, si Hawking se hubiese formulado estas sencillas preguntas a lo mejor habría descubierto a Dios, cosa que otros menos inteligentes hemos llegado a encontrarlo, en cuestiones mucho más sencillas que el inmenso universo.
De todas formas, hace más de 2000 años, El Maestro se adelantó a estas declaraciones de Hawking, cuando manifestó que determinados asuntos les serían escondidos a los sabios, que se creen que lo saben todo, y les serían revelados a las gentes sencillas.
A. José Salas en Cartas al Director del Diario Montañés.

4 comentarios:

Elvira dijo...

Esa teoría del Big Bang, con mis respetos para el científico, no creo que se la crea nadie, vamos que exploto algo inmenso y nacieron los ríos, mares, montañas, personas y animales, de esa explosión nacieron los sentimientos, la inteligencia, la belleza que nos rodea. Creo que Hawkin en vez de mirarse el ombligo y pensar que ha encontrado la explicación de la creacción, debería de dedicarse a mirar en derredor, ver todo lo que hay, ver un pájaro volar, nacer un niño, el amor entre las personas, la amistad que tan grande es, en fin la vida en sí y de la que creo que el ni la sabe ver ni la verá jamás, me dan pena los dioses con pies de barro, por creerse conocedores de la verdad absoluta se pierden lo que es LA VERDAD ABSOLUTA DE LA VIDA. Pero si es verdad eso del big bang, que proporcione la fórmula a todos los paises para fabricar bombas y explosivos, así en vez de muerte, dolor y destrucción, crearian belleza y vida.
Elvira

Anónimo dijo...

me parece a mi que nadie ha dicho que del big bang hayan salido directamente ríos, montañas y nuestros sentimientos, si no que es lo que probablemente diese origen al universo, que luego ha evolucionado hasta la actualidad (lo que se va explicando con otras muchas teorías, como la tectónica de placas, la de la evolución de Darwin, etc.). Es más, para mi eso es mucho más "creíble" que pensar que un ser todopoderoso (de donde salió, cómo se originó??) ha creado el planeta tal como lo conocemos.

Otro anónimo dijo...

Está visto que cada uno cree en lo que le interesa.
Al anónimo le cuesta trabajo creer en un ser todopoderoso porque no sabe quien lo creó y cree que el origen fue el Big Bang que tampoco sabemos quien lo creó. Para hacerselo más digestivo, se adereza con una evolución creible, dando a entender que antes de crearse los rios, los monte, los mares, las leyes de la naturaleza, se debió crear algo parecido, que después fue evolucionando poco a poco.
Elvira por su parte, y tiene toda la razón, solicita más explosiones de estas, que una vez evolucionadas, nos solucionen las múltiples carencias que tenemos, entre otras, la falta de valores morales.

Filósofo dijo...

No sé si este enlace aclarará algo: http://valledebuelna.blogspot.com.es/2012/12/una-analogia-afortunada.html