19 septiembre 2010

PARA MEDITAR

¿QUIÉN ES TU MAMÁ?
Conchi nos dice que:
Mamá es esa señora que lleva en el bolso un pañuelo con mis mocos, un paquete de toallitas, un chupete y un pañal de emergencia.
Mamá es ese cohete tan rápido que va por casa disparado y que está en todas partes al mismo tiempo.
Mamá es esa malabarista que pone lavadoras con el abrigo puesto mientras le abre la puerta al gato con la otra, sosteniendo el correo con la barbilla y apartándome del cubo de basura con el pie.
Mamá es esa maga que puede hacer desaparecer lágrimas con un beso.
Mamá es esa forzuda capaz de coger en un sólo brazo mis 15 kilos mientras con el otro entra el carro lleno de compra.
Mamá es esa campeona de atletismo capaz de llegar en décimas de segundo de 0 a 100 para evitar que me descuerne por las escaleras.
Mamá es esa heroína que vence siempre a mis pesadillas con una caricia.
Mamá es esa señora con el pelo de dos colores, que dice que en cuanto tenga otro huequito, sólo otro, va a la pelu.
Mamá es ese cuenta cuentos que lee e inventa las historias más divertidas sólo para mí.
Mamá es esa cheff que es capaz de hacerme una cena riquísima con dos tonterías que quedaban en la nevera porque se le olvidó comprar, aunque se quede ella sin cena
Mamá es ese médico que sabe con sólo mirarme si tengo fiebre, cuánta, y lo que tiene que hacer.
Mamá es esa economista capaz de ponerse la ropa de hace cientos de años para que yo vaya bien guapo.
Mamá es esa cantante que todas las noches canta la canción más dulce mientras me acuna un ratito.
Mamá es esa payasa que hace que me tronche de risa con sólo mover la cara.
Mamá es esa sonámbula que puede levantarse dormida a las 4 de la mañana, mirar si me he hecho pis, cambiarme el pañal, darme jarabe para la tos, un poco de agua, ponerme el chupete, todo a oscuras y sin despertarse.
¿La ves? Es aquélla, la más guapa, la que sonríe.
NOTA:
Aunque siendo sinceros, estas labores que antaño hicieron íntegramente nuestras madres y abuelas, en la actualidad y desde que la mujer se incorporó a la vida laboral, son compartidas con el padre, e incluso con los abuelos. Sin embargo, con una perspectiva feminista, nunca serán reconocidas estas valiosas ayudas, por lo que siempre serán interesadamente esgrimidas como exclusivas de la madre.
Por todo ello pienso que donde dice solamente mamá, si de verdad queremos esa igualdad que exigimos desde el punto de vista de la mujer y si queremos ser justos ¿no debiéramos decir mamá, papá y abuelos?

5 comentarios:

ELVIRA dijo...

Se que hay muchas mujeres que cuentan con la inestimable ayuda de sus parejas y no saben valorarlo en lo que se merece. Pero aún somos muchas las que hacemos todo eso, trabajamos fuera de casa, y nadie nos ayuda porque aúm muestra pareja piensa que las cosas de la casa son obligación de la mujer-criada, y aparte de eso también esobligación nuestra hacernos cargo de los gastos de la casa, aún somos muchas que aguantamos el que al poner la comida en la mesa jamás escuchamos siquiera un gracias, lo único si no les gusta a los "señores" son malas caras y peores palabras. No pienses que es tan extendido lo de la mujer que trabaja fuera de casa y es ayudada con amor y comprensión por nuestras parejas. Somos muchas las que vivimos igual o peor que nuestras abuelas, y que cuando ya no podemos más y decimos BASTA, y nos separamos porque no podemos atender casa, hijos o hermanos minusvalidos como en mi caso y encima a um señor de 65 años que se levanta, se arregla y ya está listo para salir, y encima con quejas constantes de que la casa no está tan limpia, que la comida no es como le gusta, y encima se pone como un bestia cuando se le dice que una no es una esclava, que tiene derecho a salir, a vivir un poquito, que la carga ya es demasiado para sus espaldas y que para tener que llevarla sola...pues que a él no se le necesita para nada, solo para ser una obligación más sin ni siquiera una palabra amable a cambio.

ELVIRA dijo...

Continuación del anterior y perdonar su extensión.

Aún por desgracia quedan muchos hombres, más de los que las mujeres confiesan que son asi, se creen amos y señores, y que tienen derecho a vivir como reyes cuando no tienen derecho ni al aire que entra en sus pulmones, que el día en que les decimos alla te pudrás, y los abogados les dicen que lo que ha puesto en la casa la mujer hay que repartir esos bienes con ella se ponen como locos, y luego tu eres una puta, una mala mujer, y muchas más lindezas que por respeto no expreso, ellos creem que es obligación de la mujer cuidar de todo y de todos, trabajar fuera y correr con los gastos...estos han cambiado los papeles, antes el hombre estaba orgulloso de sacar el hogar adelante y tener bien a su mujer, ahora muchos creen que son los seres superiores que nos hacen el gran favor de su vida al aceptar que nosotras les mantengamos, y seamos criadas sin paga. Y eso no hay mujer en este mundo que le aguante, el hogar es de dos y si económicamente ahora exigen a la mujer aportar su sueldo no es para que el señor de la casa viva mejor. Así que antes de meter a todas las manzanas en el mismo saco, investiga porque muchas mujeres se separan, escucha las dos partes "no solo la de la pobre victima que es el hombre".
Es algo que comento porque lo he vivido, y lo estoy viviendo y cuando yo ponga el FIN a esta vida que para mi no es nada, inmediatamente él empezará a llorar sus penas, con lo bueno que era, y sus amigos/as jamás se preocuparán de averiguar como ha estado viviendo esa mujer, sinquejarse nunca, sin decir nada malo de él, que eso es lo malo de las mujeres, aguantamos carros y carretas y nadie se entera, porque no olvides nunca que las personas tenemos dos caras, una la amable con los amigos, otra la cruel y despiadada cuando se cierra la puerta de casa. Y cada casa es un mundo, no los englobes todos, te llevarías una sorpresa si las mujeres empezasemos a quitarnos la educación de nuestras madres, y a comprender que no somos, criadas, esclavas sin derecho a nada. Que somos MUJERES Y PERSONAS muchas veces más que los hombres, el ser hombre no es trabajar....algunos cuanto menos mejor, ir a tomar el blanco con los amigos y su mejor sonrisa, esa que la mujer no ha conocido nunca en casa. Investiga amigo mio y verás que aún hay muchas que estamos empezando ha escribir el THE END a una vida en la que ha imperado la tirania, los insultos y malas palabras, una vida en la que se nos ha valorado menos que a un animal, y que se nos critica cuando exigimos lo nuestro y dejamos a ese gran hombre de pacotilla solo, apañándose mil historias para salir del caso como un heroe, pero escuchar a sus mujeres por favor, eso es lo único que os pido a los/as que leais este artículo.
Elvira

Anónimo dijo...

mira Elvira....como veo que en casa tienes algo que no es un tesoro....sobre todo algo que se puede parecer a un marido.....yo creo que le debieras mandar a tomar por ahí.....sin más miramientos viendo lo que tienes encima.....hoy vosotras tenéis más que valor, fuerza para no aguantar a estos "caras lindas" y te lo dice un varon medio normal....osea .....lo dicho al compañero que le den.....

Jose dijo...

Yo he leido esto porque me lo ha enviado un amigo y quiero decirle a Elvira que soy otro varón igual que el anónimo, que estoy conforme con su respuesta (la del anónimo).
Elvira aparte de darte la razón, quiero concavar algo, no conozco tu problema desde la raiz, con lo que deduzco que en un principio no tendrias tanto esa situación y con el tiempo se fué espesando. Dice el refrán que mas vale tarde que nunca ¿entiendes?, pues eso va por tus derechos y no creo que sea complicado hablar y ponerte las pilas diciéndoselo a la cara pero que te escuche, sin necesidad de chillar, solo dándo ejemplo de moderación y exigiendo que demuestre si te valora y te quiere aunque sea algo, pero diciéndolo sin mostrar queja, que se sorprenda así de verte diferente y empiece a saber entenderte, comprenderte, apreciarte. Mas tu que has aguantado tanto, tienes que cambiarte un poco el chip y si no le interesa tu aptitud, hay otro camino, empiezas a dejar la compra, la cocina, la lavadora, si mujer, igual que una huelga general, y después cuando sea él quien se queje seguir con moderación sin quejarte, le invitas a que cocine, a que fregue lacasa y ponga la lavadora durante 3 meses, seguro que será un desastre y quizás necesite ayuda, pero no se la des, que aprenda y así aprenderá a valorar lo que antes tenia. Tu ponte guapa, vete al cine, a la peluqueria o con las amigas y te lo dice alguien con cierto sentido filosófico, que después de casi morir en un hispotal, comprendió que en la vida se está de paso que son 4 días y hay que vivir y no amargarse, que no vale la pena luchar y menos si no te tratan bién.
Un abrazo.

Jolau Ysera dijo...

En este artículo se ha tratado de contemplar una generalidad y no un caso aislado. En mi entorno familiar, social, laboral, se dan casos en que ambos miembros se compenetran y se dividen las responsabilidades familiares. Conozco una pareja joven que se está dando un plazo de “confianza” y se han ido a vivir juntos, antes de casarse. Como trabajan ambos, las labores domésticas se las tienen divididas y mientras ella plancha (porque se la da mejor que a él), él hace las tareas de limpieza (porque se le dan mejor que a ella), haciendo lo mismo con el resto de obligaciones.
En alguna ocasión que he tenido que ir al centro de salud, he visto que ha sido algún padre el que ha llevado al niño de 3 ó 4 años al médico. He supuesto que posiblemente el padre trabaje a turnos y le sea por ese motivo más propicio el poder hacer esa función.
¿Quién no ha visto a un hombre sólo, o con su pareja hacer la compra en el supermercado o llevando el cochecito del niño pequeño?
El gran complemento de la pareja suelen ser los abuelos, que cubren algunos huecos que la pareja no puede ocupar. ¿No es cierto que son muchos los abuelos que llevan a los nietos al colegio, los dan la comida al mediodía o los llevan a las múltiples actividades extraescolares?
También es cierto que en mi entorno no todo es perfecto y conozco casos en que hay matrimonios que se ha separado. También en esto aprecio que se dan unas condiciones de normalidad, ya que en todos de los casos que conozco, esta separación se ha llevado en unos términos de civismo aceptable, procurando perjudicar lo menos posible a los hijos.
Como verás me rodeo de gente civilizada, aunque tal como expone Elvira, hay otra realidad que no es tan civilizada como la que yo conozco, y que también existe. Para quienes están sufriendo esa triste realidad, existe una normativa jurídica que hace que nadie, hombre ni mujer, esté obligado a sufrir situaciones como la descrita.
Basándome en el entorno que me rodea, familia, amigos, empresa, etc. es por lo que hacía insistencia en que en el momento familiar actual, debido a la reorganización de las obligaciones familiares, y teniendo de base el artículo que nos hizo llegar Conchi, ya no cabe decir solamente mamá, sino que se debe decir mamá, papá y abuelos, ratificándome en ello y aconsejando a quien se vea privado de esta libertad, que utilice los medios legales para evitar situaciones de sufrimiento innecesario.