28 diciembre 2012

EL TELEFÉRICO DE CABÁRCENO SERÁ UNA RÉPLICA DEL TRANSBORDADOR DEL NIÁGARA


Paulino nos informa que el teleférico que el Gobierno de Cantabria proyecta instalar en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno será exactamente igual que el transbordador inventado hace un siglo por el ilustre ingeniero y científico iguñés Leonardo Torres Quevedo y que desde entonces ha transportado sobre el Río Niágara a millones de personas.
El Estudio de Impacto Ambiental llevado a cabo se ha hecho público en los últimos días y no solamente es favorable a su implantación sino que destaca el desarrollo socioeconómico del entorno y de la propia región al contar el parque con un equipamiento que indudablemente le dotará de un muy notable atractivo turístico.
En cifras la ejecución del proyecto representa una inversión de 12,5 millones de euros y la creación de unos quince puestos de trabajo. El trazado es de aproximadamente seis kilómetros que tardarán en recorrerse algo menos de una hora. El proyecto será en régimen de concesión administrativa y podría culminarse para 2014, moviendo inicialmente algo más de 200.000 visitantes con un precio por debajo de los diez euros.
Aunque la tecnología y niveles de seguridad con las máximas exigencias para una instalación de estas características serán las propias del siglo XXI, la figura del teleférico del Parque de la Naturaleza de Cabárceno prácticamente no va a diferir de la del Spanish Aerocar sobre las Cataratas del Niágara, inaugurado el día 8 de agosto de 1916 e inventado por Leonardo Torres Quevedo, que nació en Santa Cruz de Iguña (Molledo), hace exactamente hoy, viernes, 160 años.
Es de recordar que entre sus inventos (El telekino, máquinas analógicas de cálculo, etc.), los primeros ensayos del transbordador los realizó en 1857 junto a su casa y posiblemente utilizando alambres de la fábrica de Forjas de Buelna, hoy Trefilerías Quijano, S.A. En este caso para salvar un desnivel de 40 metros y 200 de longitud utilizó como sistema de tracción a una pareja de bueyes y una silla como cabina. Este primer paso se denominaría “Transbordador de Portolín”. El segundo ensayo conllevaría una mayor envergadura y le construyó sobre el Río León, dotado de motor. Y por fin el destinado al transporte de personas, que construye en 1907 para instalarlo en el Monte Ulía de San Sebastián.
Es un auténtico hito histórico que el Spanish Aerocar, de 580 metros de longitud y construido en Bilbao con capital español bajo la firma “The Niágara Spanish Aerocar CO. Limited”, esté a punto de cumplir un siglo de funcionamiento tal y como fue diseñado por un científico cántabro.
En 1991 se cumplió el 75 aniversario y el Ayuntamiento de Molledo quiso enmarcar en sus fiestas patronales dicha efeméride. El día 8 de septiembre, domingo, hizo entrega del “Premio Leonardo Torres Quevedo” a “The Niágara Parks Commission”, institución gubernamental de la provincia de Ontario (Canadá), bajo cuya jurisdicción se encuentra el “Niágara Spanish Aerocar”. El gerente de dicha institución, Roy Woodrow, dijo que “El transbordador ha aportado distracción y disfrute a millones de visitantes”.
Aquel año dicha institución colocó junto al teleférico la placa siguiente:
“Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) fue un ingenioso ingeniero español. Entre sus creaciones destacan máquinas algebraicas, mandos a distancia, dirigibles y la primera computadora del mundo. El coche aéreo español del Niágara fue diseñado por Leonardo Torres Quevedo y representa un nuevo tipo de transporte por cable aéreo, que llamó “Transbordador”. Se inauguró oficialmente el 8 de agosto de 1916, siendo el único de su tipo en existencia”.

No hay comentarios: