12 octubre 2006

REACLARACIÓN AL AYUNTAMIENTO DE SANTANDER

Aparece hoy en el Diario Montañés una carta firmada por José María Belso de Miguel, que pone punto final a la controversia creada por el Ayuntamiento de Santander, por una carta remitida por Paulino Laguillo, con motivo del desfile por la capital cántabra de las Guerras Cántabras.
Tal como se nos cuenta, mucho nos tememos que sea la realidad de los acontecimientos. No es la primera vez, que contemplamos el bochornoso espectáculo de echarse la zancadilla unos a otros, con el fin de que unos aparezcan el la foto, y los otros dejen de aparecer. Esta forma vil y fuera de toda justificación afecta a todos los partidos y debemos tomar buena nota a la hora de las elecciones.
Tansfiero la carta en su totalidad, para que no pierda su verdadera identidad:
Señor director:Con relación a la carta publicada el día 27 de septiembre en D. M., y firmada por el Ayuntamiento de Santander, en la cual se contesta a D. Paulino Laguillo García-Bárcena, a la justa protesta de este señor sobre el trato dispensado al alcalde y tres concejales del Exc. Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, con motivo del desfile conmemorativo de «Las Guerras Cántabras», que por tercer año consecutivo se efectuó en Santander el último domingo del pasado agosto, a las 12 de la mañana, y... como testigo presencial que fui, puntualizo lo siguiente: Los dos concejales que esperaban en el Ayuntamiento de Santander la llegada del desfile de las legiones romanas, es decir, D. Santiago Recio y Dña. Gema Igual, conocían perfectamente al alcalde de Los Corrales D. José Manuel López, así como a los otros concejales, más aún, tratándose de que uno de ellos, D. Rafael Fernando Pérez Tezanos no sólo es primer teniente alcalde de Los Corrales, sino además diputado Regional en El Parlamento de Cantabria. ¿Qué pretenden, que los representantes políticos que no sean del PP, han de portar su acta de concejal o de diputado, plastificada y pegada en la frente con un poco de celo? A la llegada de estas autoridades corraliegas al Ayuntamiento de Santander, fueron fríamente saludados por D. Santiago Recio incluso por su propio nombre (¿no les conocía?), no así por Dña. Gema Igual, que al verles, echó mano al móvil y después de una corta conversación telefónica, se acercó al jefe de protocolo al cual susurró algo al oído, para acto seguido dirigirse este señor, un tanto azarado, por cierto, a las autoridades corraliegas para decirles textualmente: «Ustedes no están invitados aquí, hagan el favor de abandonar el edificio». Todo esto con el sonrojo en la cara y la mirada de reojo del Sr. Recio. ¿A quien llamó la Sra. Igual?.. ¿¿Qué más da...!! Sin duda a su superior que debería decirles cómo comportarse con un alcalde y unos concejales y diputado que no juegan en su equipo. ¿Qué ocurre, que el año pasado y el anterior les conocían, y este año ya no? Pues miren ustedes, son los mismos, y les voy a decir más, unos políticos cuya foto aparece en la prensa regional una media de cuatro días por semana desde hace varios años, y que todo Cantabria les conoce, excepto parece ser que dos concejales y el protocolario del Ayuntamiento de Santander. Pues... de verdad, si eso es así, a ese jefe de protocolo que ustedes tienen, deberían cesarle de inmediato por incompetencia total y absoluta. Políticos de todos los partidos han estado en Los Corrales de Buelna, en el desfile general que se celebró al domingo siguiente, y a ninguno le faltó su sitio en la tribuna de autoridades. Ninguno fue ignorado. Todos conocían a todos. Yo personalmente pude saludar a varios de «todos los partidos» con gran agrado por mi parte. Sinceramente, no creo que todas las personas que con ilusión participamos en esta recreación de «Las guerras cántabras», como a las nobles gentes de Los Corrales de Buelna, merezcamos un trato tan vejatorio a través de las personas que oficialmente representan con orgullo este evento. No quieran ustedes enmascararlo y justificarlo con mentiras que nadie cree y que sólo sirven para empeorar su mal proceder. Ustedes mienten. Mienten de forma alevosa, grosera y grotesca. iQué pena!Yo estaba allí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque corraliego de nacimiento, pero en este momento, sin voto pero si con voz, quiero hacer un comentario a este tema. Realmente las guerras cantabras son un gran espectáculo, que conlleva mucho trabajo y sacrificio, por tanto el tema político ha de quedar a un lado,porque es jugar con un fuego que lo arrasa todo, por tanto si el Ayuntamiento de Santander no quiere participar de verdad, pero de verdad, es mejor que las naves desembarquen en nuestro denostado río Muriago.

Anónimo dijo...

Amigo Juanma:Mucho me temo que el resultado de esta vergonzosa guerra política deje alguna víctima y como casi siempre,será el más débil.
Es de esperar represalias por parte del Ayuntamiento de Santander y me supongo que ruinmente dejen sin subvención a las Guerras Cántabras y no vuelvan a permititles desfilar por Santander, que por otra parte es un escaparate inmejorable.
Así que probablemente, como dices tu, los veamos desembarcar en el Muriago.

Anónimo dijo...

Me parece muy poco sabio hacer comentarios por parte de un miembro de la fiesta. Deberías saber que se acordó hace tiempo, Jose María, que no se deben hacer comentarios políticos como tú los has hecho porque así se ha decidido, por prudencia y por el bien de la fiesta no se mezcle política y fiesta, no se hagan comentarios como festero, ni en contra ni a favor de políticos , y tu te has saltado a la torera esta norma.
Te diré, que ha habido muchas ocasiones de crítica y con mucha más razón que ahora, para haber salido a la prensa a defenestrar a los políticos corraliegos actuales por su inoperancia y por su dejadez en los compromidos adquiridos con la fiesta y no se ha soltado ni un solo comentario en ningún medio de comunicación y tu si lo has hecho. Veremos ahora quien para esto si hay réplica.
Ahora te contesto a tu escrito. Yo estuve en el desfile y además dentro del ayuntamiento y no vi nada de lo que tu dices que haya sido vejatorio contra esos señores, y te digo más, otros años si han ido y se les ha recibido, porqué cres que este año fue distinto. Yo te lo digo, porque ni tan siquiera este año los responsables municipales, entre otras cosas, no avisaron de su llegada, no dijeron que iban y se colaron literalmente en el balcon como si ese balcon fuera el de su casa, obviando al servicio de protocolo, y olvidando las formas. No anunciaron ni se pusieron ni antes ni despúes en contacto con los organizadores del evento, no lo hicieron y se les llamó la atención porque no era el balcón de su casa, y muy orgullosos ellos, se marcharon muy cabreados. En ambos ayuntamientos en los años anteriores están los mismos gobernantes antes que ahora y no paso nada. En el fondo son las formas, y posiblemente ninguno estuvo a la altura de las circunstancias, y si, Sr. Jose María hay que guardar las formas siempre. Y Ud, no las ha guardado tampoco al propinar insultos como Ud lo ha hecho, seguramente cegado por su simpatía hacia alguna sigla política o parentesco con algún personaje agraviado.Vaya la que ha liado, ahora cualquier persona podrá hacer manifestaciones políticas sin problema alguno y de ser así sonarán las sirenas.
Yo de entrada le digo que por lo que ha hecho el gobierno municipal por la fiesta, o sea, nada, es mejor que se hubieran quedado en su casita. Se lo digo porque me gustaría que preguntara a los jefes de grupo o a los miembros de la directiva, los de antes y los de ahora, que opinen de los responsables municiaples de Corrales y verá que una abrumadora mayoria, le dicen lo que yo. Si no hacen nada por lo menos que no levanten polémica. Estos políticos, creo que los 4, afortunadamente durarán poco en política, sino les aseguro que la fiesta desaparece.

Anónimo dijo...

Como corraliego, y después de las declaraciones de un visitante anónimo, me siento triste e indignado. Empiezo a comprender el porqué de la salida de Villamuera (alma del evento). Me da la impresión de que las Guerras Cántabras ha sido escogidas por nuestros políticos para tirarse los trastos. Estamos ante un nuevo caso de manupulación de un espectáculo que es digno de valorar, producto del esfuerzo de un pueblo, que está sirviendo de juguete de unos y otros.
Espero por el bien de todos que prevalezca la cordura porque mucho me temo que si las aguas no vuelven a su cauce, nos carguemos una fiesta que merece todo nuestro respeto.