16 octubre 2007

PARA MEDITAR SERIAMENTE

HAMBRE SIN FIN
La comunidad internacional tiene motivos para sentirse frustrada ante las estremecedoras cifras sobre el hambre en el mundo, porque en una década apenas tres millones de personas han sido rescatadas de su dramática penuria. Pese a que reducir a la mitad el número de personas que apenas tiene con que alimentarse -850 millones- sigue siendo el objetivo número uno de los planes para el Milenio de Naciones Unidas, la realidad es que las expectativas de las promesas superan a la credibilidad de los hechos; lo que alimenta la falsa impresión de encontrarnos ante una fatalidad sin remedio. Sin embargo, existen soluciones técnicas concretas que pueden contribuir decisivamente a salvar vidas, si se adaptan eficazmente a cada territorio y, especialmente, si se conciben con criterios de responsabilidad política.
Fuente: Diario Montañés.

No hay comentarios: